Martes, 11 de agosto de 2009

 

La salutación angélica es tan sublime y elevada, que el Beato Alano de la Roche ha creído que ninguna creatura puede comprenderla y que solamente Jesucristo, Hijo de María, puede explicarla.

Deriva su excelencia: de la Santísima Virgen, a quien fue dirigida; de la finalidad de la encarnación del Verbo, para la cual fue traída del cielo, y del arcángel Gabriel, quien fue el primero en pronunciarla.

La salutación angélica resume, en la más concisa síntesis, toda la teología cristiana sobre la Santísima Virgen. En el avemaría encontramos una alabanza y una invocación. La alabanza contiene cuanto constituye la verdadera grandeza de María. La invocación contiene cuanto debemos pedir y cuanto podemos esperar de su bondad.

La Santísima Trinidad reveló la primera parte. Santa Isabel – iluminada por el Espíritu Santo – añadió la segunda. Y la Iglesia – en el primer concilio de Efeso, celebrado en 430 – sugirió la conclusión, después de condenar el error de Nestorio y definir que la Santísima Virgen es verdaderamente Madre de Dios. El concilio ordenó que se invocase a la Santísima Virgen bajo este glorioso título con estas palabras: "Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte".

La Santísima Virgen recibió esta divina salutación en orden a llevar a feliz término el asunto más sublime e importante del mundo, a saber: la encarnación del Verbo eterno, la reconciliació n entre Dios y los hombres y la redención del género humano. Embajador de esta buena noticia fue el arcángel Gabriel, uno de los primeros príncipes de la corte celestial.

La salutación angélica contiene la fe y esperanza de los patriarcas, de los profetas y de los apóstoles. Es la constancia y la fortaleza de los mártires, la ciencia de los doctores, la perseverancia de los confesores y la vida de los religiosos (Beato Alano). Es el cántico nuevo de la ley de la gracia, la alegría de los ángeles y de los hombres y el terror y confusión de los demonios.

Por la salutación angélica, Dios se hizo hombre, una virgen se convirtió en Madre de Dios, las almas de los justos fueron liberadas del limbo, se repararon las ruinas del cielo y los tronos vacíos fueron de nuevo ocupados, el pecado fue perdonado, se nos devolvió la gracia, se curaron las enfermedades, los muertos resucitaron, se llamó a los desterrados, se aplacó la Santísima Trinidad y los hombres obtuvieron la vida eterna. Finalmente, la salutación angélica es el arco iris, la señal de la clemencia y de la gracia dadas al mundo por Dios (Beato Alano).

Nos dice María del Rosario:  

Mi amado hijo, es ésta la hora en que Mi intervención de Madre, es más fuerte que nunca.

Es por eso que no quiero que mis hijos estén debilitados, sino protegidos contra todo mal.

Hijos míos: Rezad el Santo Rosario; la oración aclara los más oscuros caminos..

No reneguéis de la oración, sólo orad.  Amén, amén.

Predícalo.


Tags: rezar, oración

Publicado por mario.web @ 1:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios