S?bado, 14 de noviembre de 2009
Amor o amor? ¡Ho! Y ahora quien podrá Responderme!

¿Tienes una Pregunta? ¡Quien no! Es más, muchas preguntas…

A veces pasamos mucho tiempo en buscar las respuestas, en ocasiones 
ni siquiera nos preocupamos por encontrarlas, o mejor las olvidamos 
o las tenemos guardadas para que no nos afecten, en la mayoría de 
los casos nos ocupamos con algún quehacer, entretenimiento para 
mantener esas preguntas lejos de nuestra mente. Hay otras personas 
que le buscan respuesta, pero esa respuesta que quieren tener, la 
que mejor les parece, la más fácil, las que les gustaría que fuera, 
aunque en su interior sabe que no es la respuesta que en realidad 
conteste convincentemente la pregunta.

Buscar respuestas a nuestros interrogantes es lo que nos hace 
diferentes de todas las demás especies, la autoconciencia, la razón 
de encontrar el motivo de la existencia es la fuente de todas las 
grandes preguntas que durante nuestra vida nos hacemos. En el camino 
encontraremos las respuestas, en ocasiones tal vez por no poner 
cuidado a lo que nos rodea, a las experiencias que vivimos, nunca 
las hallaremos, pero esas respuestas estuvieron allí, listas para 
que las descubrieras; en lo mejor, algunas personas ya las 
descubrieron y las conocen muy bien, su sabiduría es claro ejemplo 
de la vida que tienen, estas personas gozan de haber contestado esa 
pregunta, o preguntas, pero no solo se quedan con la respuesta sino 
que la hacen causa de su vida.

Algunas de las respuestas que podemos encontrar son tan fuertes que 
a veces por no tener la responsabilidad o simplemente hacerlas vida 
porque afectan algunos de nuestros intereses las evadimos, a pesar 
de que nos hacemos daño, porque perdemos la satisfacción de tener 
esa respuesta que le daba sentido a la vida.
Cuando emprendemos el viaje de la vida, en ese trayecto que llevamos 
aparecen de repente personas que para bien o para mal de uno traen 
consigo algo de eso que buscamos, en el primero de los casos una 
enseñanza, en el segundo una lección, en si es aprendizaje, porque 
esas experiencias tanto positivas como negativas traen consigo un 
mensaje claro, pero que al estar ahogados por los estímulos masivos 
de nuestro interior, a la vez con los del exterior, bloqueamos esas 
pistas que nos llegaron.

Esas pistas que nos vienen de nuestros interior es el latir de 
nuestro corazón, alguna vez le has puesto atención, el en su latir, 
en las emociones y sentimientos que emite nos da muchas de las 
respuestas que andamos buscando, pero hay un latir que viene del 
exterior y que se introduce también en nuestro corazón; Un latir que 
sondea toda la creación, un palpitar que emite unas ondas radiantes, 
una fuerza poderosa, una energía capaz de transformar todo lo que 
toca, todo lo que llena. Palpitar que nos rodea, que suena duro en 
nuestro ser, pero que al estar ocupados en muchos asuntos no lo 
sentimos. Un ejemplo de esto es como la mujer embarazada, pues en su 
cuerpo hay dos latidos, el de ella y el del hijo, si esta atenta 
percibe los dos latidos en un ritmo musical, esto le provoca 
sentimientos, fuertes que la hacen sentirse madre.

Ese palpitar que no tiene límite, si le ponemos atención tiene las 
respuestas más fundamentales de nuestra existencia, porque una vez 
que las interiorizamos, la vida en realidad toma sentido, y no solo 
eso si no que la pone en acción, le da algo que la llena, que la 
hace sentirse mejor, que incluso la hace actuar de una manera 
especial para con los demás, lo increíble es que no tiene limite, 
porque entre más se interiorice más vida se hace en uno, el limite 
lo ponemos nosotros, una sola gota de esta fuerza poderosa hace ya 
mucho por nuestro corazón, pero si dejamos que sea más y más gotas, 
porque no un río que fluya hacia el, la felicidad que nos brotaría, 
sería como ese oasis con su vegetación en medio del desierto, o en 
el segundo caso el amazonas entero que crecería en nosotros. 

Creo que hasta aquí ya nuestro ser tiene una percepción del tema que 
trata este texto, cierto!
Quien sabe si leyéndolo puedas talvez encontrar esa respuesta que 
buscabas, o refuerce lo que tenias, que comiences a escuchar ese 
latir de ese corazón que se pone a un ritmo con el tuyo, y que al 
sentirlo sientas la vida, un sentimiento que no tiene una definición 
que lo encierre, porque aunque le demos algunas expresiones, una 
vez que se tiene es muy difícil decirle a otra persona lo que 
sientes, porque se quedan cortas las palabras para definir las 
emociones, sentimientos que provoca, en realidad solo una palabra 
puede definir correctamente el significado del amor, esa palabra es 
Dios, pero no es una palabra, pues tiene vida, acción, como dice una 
canción muy conocida, es verbo no sustantivo. Es un Ser que se le 
conoce por medio del Verbo, Jesús es la respuesta más correcta que 
logra definir el Amor. La Relación de Jesús con el ser humano es el 
Amor, de la misma manera que El Hijo Jesús se relaciona con El Dios 
Padre, y de esa manera El Padre es nuestro Padre, El Padre en Jesús 
y Jesús en nosotros, con el corazón del Espíritu Santo. Por el Amor 
que nace en ellos el Ser humano en realidad se puede llamar SER 
HUMANO. 

En esa búsqueda de la respuesta, una vez que se encuentra existe un 
deseo de que las demás personas o dicho de una manera más humana, 
nuestro prójimo también conozca esa respuesta que suponemos que 
también buscan, y por lo tanto se les comunica, ahora como sabrá el 
prójimo que esa es la respuesta que buscan, la única manera es 
sentir en esa persona o personas ese palpitar, esa agua, ese fruto 
que brota de su interior y que se emite por su actuar, por sus obras 
se verán sus frutos. 

La verdad es lo que quieren las personas en sus corazones, pues no 
hay nada mas triste que la mentira, lo cierto es que en la búsqueda 
de la verdad se pueden cometer errores, o que personas en el tiempo 
dejaron la verdad de lado para hacer su verdad, o que incluso la 
trataron de proteger pero de una manera que contradecía a la misma 
verdad, pero eso no quita que la verdad sea lo que es en realidad, 
algo absoluto, la verdad para que logre llegar a nuestro corazón y 
darle vida tiene que ser absoluta, convincente, y esa verdad no 
puede ser otra que el Amor.

Hoy la gente tiene como verdad absoluta que nadie tiene la verdad, 
que todo es relativo, si esta verdad fuera cierta saldríamos a la 
calle felices, tendríamos ya la razón de nuestro existir completa y 
realizada, pero sabemos que no es así, pues como podría haber Amor, 
si el amor que se ofrece es relativo. Un amor que solo depende del 
punto subjetivo de cada persona, es tanto que incluso a esa palabra 
se le dan otros sentidos incluso racionalistas, pues si no lo veo no 
lo creo, por eso se le da sentido al dinero, al placer, 
materialismo, consumismo, títulos, grandeza visible, pues donde 
pongo mi interés allí esta mi corazón, y ese amor crea una religión 
de dioses, pues se le da ese poder a dioses modernos, lo tonto del 
caso es que esos dioses no te devuelven nada mas que la 
insatisfacció n, porque a pesar de que se tenga todo lo que se quiera 
siempre hay sed, sufrimiento, el corazón sigue inquieto, se le trata 
de complacer con todo lo que se pueda y no se sacia, los que miran a 
esos otros, talvez por no tener el dinero suficiente los envidian.

¡No pueden ver que estos que lo tienen no son felices en realidad¡ 
hay una deshumanizació n, porque el amor de estos dioses si tiene un 
limite, se puede encerrar, se puede definir fácilmente, y lo más 
importante es que no tienen vida, se tiene que repetir muchas veces 
para sentirlos, pero siempre se agotan, no le dan una respuesta a 
las preguntas, sino una mentira, bloquean de que en Verdad logremos 
escuchar a ese Amor real que nos pide únicamente a cambio que le 
abramos nuestro corazón. Algunas personas que se declaran ateas, son 
creyentes de estos dioses, y otros que se suponen creyentes de Dios 
son también creyentes de estos dioses, por lo que tratan de 
servirles a los dos a la vez, pero como sabemos eso no se puede, 
porque donde este nuestro interés allí estará nuestro corazón. 
Algunos traicionan a Dios por estos dioses y esto es algo muy 
triste. 

En realidad no se dejaron llenar por el agua viva que Jesús les 
ofrecía, esa Agua Viva que es el Amor. Escucharon de Él, pero no le 
conocieron, y nadie ama a quien no conoce. Dios es Amor, Jesús es 
Amor, Él nos conoce, por eso nos Ama, nos Ama de una manera sin 
limite, pues Él es quien nos Amo primero, no nosotros a Él, en el 
caso de los dioses estos no aman, son las personas que los aman, por 
eso la relación es muerta, además de lo sin vida que son estos 
falsos dioses, porque las personas que los aman no tienen amor, pues 
su amor es relativo, racionalista, es subjetivo, no tiene vida.
Jesús es la Verdad Objetiva, Absoluta, El Camino Objetivo y la Vida 
Absoluta, aquel que se deje Amar por Él tendrá vida Eterna y aunque 
las situaciones de la vida sean difíciles para uno, su Amor le da la 
fuerza, paz, y lo Humaniza. Dejarse Amar no cuesta nada, es cierto 
que es difícil, porque hay que renunciar al amorcillo de esos 
dioses, incluso dejarlos de tenerlos como dioses, y convertirlos en 
lo que son "cosas" pero ahora que sabes lo que estos dioses son, más 
bien te reirás de ellos, porque tus preguntas si siguen el camino de 
Jesús encontraran una respuesta convincente, porque serás Testigo 
del Amor de Dios, porque si te dejas Amar, Amaras a Dios con todas 
tus fuerzas, con toda tu alma, con todo tu Ser; pues sabrás y te 
darás cuenta que eres hijo de Dios, que gozas de su Paternidad, de 
que tienes una dignidad Santa, que vales mucho, de que nada en este 
mundo se puede comparar a ti, porque eres único, indispensable para 
Dios, sentirás tu Corazón latir, te enamoraras con un Amor que no 
tiene limite, que te hace temblar los hilos del Alma, que incluso en 
el silencio, en la pena te nutre, y que en el gozo te hace 
derretirte, de que nunca te abandonara, de que te comprende, y te 
amaras, te Amaras porque al fin sabrás quien eres de verdad, que 
compartes su imagen, semejanza, y por supuesto Veras en tu prójimo 
como a tu hermano, de la misma sangre, porque todos tenemos sangre, 
Sangre humana, Sangre que Jesús nos dio a Todos los seres humanos de 
ayer, hoy y mañana, de nuestra misma naturaleza, Veras a Tu prójimo 
con la misma dignidad, realidad que a ti mismo, Amaras a tu prójimo 
como a ti mismo, con el mismo Amor con que Jesús nos Ama. Todo eso 
lo puedes vivir en el aquí y ahora de la vida, porque para Dios todo 
es un Eterno Presente.

Toda la Biblia se Resume en que la vida consiste en Amar, y que Dios 
se nos revelo como Padre, y que quiere que vivamos en ese Amor que 
contesta nuestra búsqueda de la felicidad y que todo lo que hace, lo 
hace por nosotros, ha luchado, vivido pendiente de nosotros cada día 
y que incluso murió por nosotros, viviendo de nuevo por el gran Amor 
que nos tiene, es un Plan de Salvación que en este momento tiene 
Vida en Ti, en Todos los que lo quieran dejasen tomar. Se resumen 
en Ama a Dios sobre todas las cosas y Ama a tu Prójimo como A ti 
mismo.

Seamos cómplices del Amor de Dios, El Espíritu Santo expresión de 
ese Amor, dejémoslo habitar en nuestros corazones, no lo dejemos 
fuera, no lo maltratemos, hagámosle un hogar en nuestro corazón, 
limpiecito, dejémonos caer en su corazón, dejemos que actué en 
nuestra vida, que sea nuestro Amigo para que podamos también ser 
amantes de Jesús, de que nuestro Padre del cielo nos Ama. Una 
persona que ama debe estar bien informado de lo que testifica, lee 
la Biblia, Reza bastante, participa de los Sacramentos, vive la 
Santa Comunión pues allí se nos da el testimonio más grande que 
podamos tener, la expresión de Amor más grande, la Eucaristía. 

¿Y tú, quieres disfrutar de vivir del Amor? ¡Es verdad! Si se puede, 
muchos ya lo han hecho, y otros los son! Por sus obras se verán sus 
frutos ¡No es una utopía, es una realidad que la haces viva en ti, 
¡a que si puedes! ¡Y te lo digo ciertamente no es una minoría! Son 
millones, es que los noticieros no hacen dinero transmitiendo a 
estas personas, sus acciones, de todos modos a ellos no les interesa 
que los hagan noticia, porque ellos solo quieren ¡Amar a Dios! 
¿Cuáles? Todos aquellos que: Aman a Jesús con todo su corazón, que 
hacen del Amor su Vida, que luchan por el bienestar del prójimo, que 
luchan por Unión de todos los corazones en un solo corazón, que no 
juzgan a su prójimo, de los Que tienen fe de la promesa de que Él 
estará con ellos siempre, hasta el fin del mundo, y que las fuerzas 
del mal nunca los dañaran, que tienen Fe de decir con cariño a 
Dios "ABBA PATER" o sea PAPITO NUESTRO.

Te dejo una Tarea entonces:

Reflexiona:

Juan Cáp. 4. 1- 42, Juan Cáp 1. 1-18, Lucas Cáp. 16. 10 – 12

Si quieres conocer más sobre el Amor, puedes buscar en estos textos 
Santos ese misterio que llena todo: 

La Biblia conoce y valora (positiva o negativamente, según los 
casos) la realidad humana del amor en sus diversas manifestaciones 
(Gén 2,23-24; 22; 24; 34,2-5; Jue 14,16; Rut 3,10; 1Sam 1,5.8; 18,1-
3; 20,17; 2Sam 1,23.26; 3,16; 12,15-25; 13,4-17; 19,1-5; 1Re 11,1-2; 
todo el Cantar de los Cantares; Prov 5,18-19; Si 9,1-9; Dn 13,8-14; 
1Cor 7,3-5.33-34; Ef 5,28-33; Tit 2,4). Pero la Biblia es sobre todo 
un inmenso poema al amor en cuanta realidad religiosa y 
trascendente. Define a Dios como Amor que se comunica (1Jn 4,8.16). 
Dios crea el mundo y lo mantiene en la existencia por Amor (Sal 136; 
Sab 11,23-26). Por Amor elige un pueblo como portador de salvación, 
lo libera, lo introduce en la tierra de promisión, lo mima con 
cariño maternal, y hasta cuando lo castiga lo hace por Amor (Dt 7,7-
15; 10,15 -cf Éx 34,6-7; Is 5,1-7; 49,14-16; 54,4-10; Jer 3; 31,18-
20; Ez 23; Os 2-3; 11,1-9; Sal 80). Por Amor envía su hijo al mundo 
(Jn 3,16) y lo somete al trance de una muerte dolorosa (Rom 5,6-10; 
8,32; Ef 2,4; 1Jn 4,9-10.16-20) . Amor de Dios que se hace visible, 
cercano y ardiente en la persona de Cristo (Jn 13,1-34; 15,9.13; 
17,23; Ef 3,19; 5,2.25; Gál 2,20; Tit 2,4-6). A este Amor de Dios, 
el hombre ha de responder con el suyo propio. Amar a Dios sin 
recortes, sin parcelas reservadas (Dt 6,5-9; 10,12-13; 30,6.15-20; 
Sal 31,24; 116,1; Si 2,12-16; Mt 22,37; 1Jn 5,1-3). Amar a Jesús 
caminando en pos de él (Mt 4,18-22 par; Jn 1,39-43; 21,15-21), 
guardando su palabra (Jn 14,15.21.23- 24; 15,9-10; cf 1Jn 5,1-2), Mt 
16 15-19.
renunciando a todo (Mt 10,37; Mc 10,17-21; Lc 14,25-27; 1Cor 16,22). 
Y Amar a los hombres como hermanos (Lev 19,18.34; Dt 10,18-19; Mc 
12,28-33 par; Jn 13,34-35; 15,12.17; 1Jn 2,7-11; 3,11-24; 4,7-21; 
1Tes 4,9-10); a todos los hombres (1Tes 3,12), no sólo a los amigos, 
familiares y bienhechores, sino también a los desconocidos (Lev 
19,34; Mt 5,46-48; Lc 6,32-34; 14,12-14), incluso a los enemigos (Mt 
5,43-45; Lc 6,27-29; Rom 12,14.17-21) ; amor especialmente a los 
pequeños, a los indefensos, a los marginados (Éx 22,20-26; 23,4-12; 
Is 1,17; Jer 22,16; Ez 18,5-9; Am 1-2; Mal 3,5; Prov 14,21; Mt 
10,42; 18,5-6.10-14; 25,31-46; Lc 10,27-37; Flm 6-7; Sant 1,27; 2,1-
9). Y todo teniendo a Jesús por modelo (Jn 13,34; 15,12; 2Cor 5,14). 
Resumiendo: el amor en su dimensión religiosa aparece en la Biblia 
como la gran palabra que lo explica y compendia todo. Ya en los 
tiempos de la antigua alianza (Éx 34,6-7), pero sobre todo en los de 
la nueva (Mt 22,40; Rom 13,8-10; Gál 5,13-14; 1Cor 13,1-13; Col 
3,14).

Tags: amor

Publicado por mario.web @ 12:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios