Mi?rcoles, 25 de noviembre de 2009
MUCHA APARIENCIA Y POCA REALIDAD
 
       Iba una mujer a misa muchas veces y por cada misa que oía echaba
un grano de trigo entre un costal. Un día fue a ver cuántos granos había
amontonado ya, y no encontro ninguno. Preguntó a su confesor qué podría
significar aquello, y él le respondió: "Cómo asiste usted a sus misas". Mal, 
Padre, distraída, pensando en los oficios de mi casa, y sin poner atención a
lo que allí se dice".-"Pues bien,-respondió el sacerdote-eso que le ha sucedido
puede ser un mensaje de Dios que le quiere decir algo muy importante:
que aunque externamente haya asistido a muchas misas, si internamente no
está presente con el fervor de su espiritu, lo que está atesorando para el cielo
es muy poco. Porque no basta venir a Misa con el cuerpo, hay que asisitir a ella
con toda el alma, si queremos atesorar para el cielo". Cuántas personas están en
Misa con su cuerpo, pero su alma todavía no se ha levantado ni se ha venido de
su casa! Está allá en los quehaceres materiales, olvidando que Sólo una cosa es
necesaria: cumplir bien los deberes para con Dios.

Sacado del libro
Cien Noticias acerca de la Santa Misa
de P. Eliéser Sálesman

Tags: apariencia, misa

Publicado por mario.web @ 15:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios