Jueves, 21 de enero de 2010

EL ROSARIO. LA MEDITACIÓN DE SUS MISTERIOS NOS CONFORMA A JESUCRISTO

La principal ocupación del cristiano es caminar hacia la perfección: "Sed imitadores de Dios como hijos amados", nos dice el gran Apóstol. Es una obligación contenida en el decreto eterno de nuestra predestinació n. Y constituye el único medio ordenado para llegar a la gloria eterna.

San Gregorio de Nisa dice, con gracia, que somos como pintores: nuestra alma es el lienzo sobre el cual debemos aplicar el pincel; las virtudes son los colores que deben hacer resaltar la belleza del original, que es Jesucristo, imagen viva y representació n perfecta del Padre eterno. Un pintor, para hacer un retrato al natural, pone el original ante sus ojos y a cada pincelada vuelve a mirarlo. Del mismo modo, el cristiano debe tener siempre ante los ojos la vida y virtudes de Jesucristo para decir, pensar y hacer solamente lo que sea conforme a ellas.

Para ayudarnos en la obra importante de nuestra predestinació n, la Santísima Virgen ordenó a Santo Domingo exponer a los fieles que rezan el rosario los sagrados misterios de la vida de Jesucristo, no sólo para que adoren y glorifiquen al Señor, sino también – y sobre todo – para que regulen su vida y acciones por las virtudes de Jesús.

Ahora bien, así como los niños imitan a sus padres viéndoles y conversando con ellos, y aprenden su lengua oyéndolos hablar, y como un aprendiz domina su arte al ver trabajar a su maestro, del mismo modo los fieles cofrades del rosario se hacen semejantes a su divino Maestro, con el auxilio de su gracia y por la intercesión de la Virgen María, al considerar atenta y devotamente las virtudes de Jesucristo en los quince misterios de su vida.

Moisés ordenó al pueblo hebreo, de parte de Dios mismo, que no olvidara jamás los beneficios

de que había sido objeto. Con mayor razón, el Hijo de Dios puede mandarnos que grabemos en nuestro corazón y tengamos incesantemente ante los ojos los misterios de su vida, predicación, pasión y gloria, ya que con ellos quiso favorecernos y mostrarnos el exceso de su amor para salvarnos. "¡Oh vosotros que pasáis por el camino, mirad y ved si hay dolor comparable a mi dolor, que sufro por vosotros!", "Acordaos de mi pobreza y vida errante, del cáliz y amargor que sufrí por vosotros en mi pasión".

Estas palabras, y muchas otras que se podrían recordar, nos convencen sobradamente de la obligación que tenemos de no contentarnos con rezar vocalmente el rosario en honor de Jesucristo y de la Santísima Virgen, sino recitarlo meditando sus Sacrosantos Misterios: Gozosos, Luminosos, Dolorosos y Gloriosos.

La Reina de la Paz nos dice:

Jueves 25 de FEBRERO de 1988

El arma contra el poder de Satanás es el Rosario.

"Queridos hijos, hoy nuevamente os invito a la oración y el completo abandono a Dios. Vosotros sabéis que Yo os amo y vengo aquí llena de amor, para poderos mostrar el camino de la paz y la salvación para vuestras almas. Yo quiero que vosotros me obedezcáis y no permitáis que Satanás os seduzca. Queridos hijos, Satanás es muy fuerte y, por tanto, os pido que me dediquéis vuestras oraciones para que esos que están bajo su influencia puedan salvarse. Dad testimonio con vuestras vidas, sacrificad vuestras vidas para la salvación del mundo. Yo estoy con vosotros y os estoy agradecida, pero en el cielo vosotros recibiréis la recompensa del Padre que El os ha prometido. Por tanto, hijitos, no tengáis miedo. Si vosotros oráis, Satanás no podrá dañaros en lo más mínimo, porque vosotros sois hijos de Dios y El vela por vosotros. Orad, y procurad que el Rosario esté siempre en vuestras manos como una señal para Satanás de que vosotros me pertenecéis a mí. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!"


Tags: meditación, misterios, Santo, Rosario

Publicado por mario.web @ 0:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios