Jueves, 21 de enero de 2010
Nuestra Señora de Zapopan el colorido de un amor ardiente y filial de nuestro pueblo en general, quien admiraba y amaba en ella no sólo a su Patrona y Reina, sino también, de una manera especial, a su Madre. Y este significado tienen los festejos a nuestra Señora en este siglo, por el tiempo que llevamos.

La ciudad de Guadalajara cumplía sus cuatrocientos años de fundada bajo el amparo y la protección de la PACIFICADORA, Nuestra Señora de Zapopan; razón era que en dicha solemnidad a ella se le diera reconocimiento, gracias y amor. Solo que, por esta vez, se tendría que lamentar la ausencia oficial de las autoridades civiles. Toda la expresión filial sería de las autoridades eclesiásticas y del pueblo, donde, sin género de duda, se encontrarían miembros de aquellas autoridades, pero como parte del pueblo solamente. Tal circunstancia, no cabe duda, restaría expresión al acto: pero de ninguna manera amor y gratitud.
La historia nos cuenta que en 1609 esta capilla se derrumbó y al escuchar el estruendo, corrieron los indios creyendo encontrar a su imagen hecha pedazos; quitaron los escombros y para sorpresa de todos, ahí estaba la imagen sin ningún rasguño.
            Poco después, le dio la vista a un ciego de nacimiento y en un lapso de cien años, realizó muchísimos milagros. Los indios ocultaron la imagen por temor a que se las quitaran, pero el bachiller Diego de Herrera, que se había encargando de Zapopan el 14 de junio de 1637, notó que los naturales estaban muy encariñados con la imagen "porque era muy milagrosa"; le contó al obispo Juan Ruiz Colmenero lo que sucedía en Zapopan; y en 1653 hizo levantar una información testimonial y por decreto, declaró "milagrosa" a la imagen de Nuestra señora de la Concepción de Zapopan y mandó que solamente se celebrase su fiesta el 18 de diciembre de cada año. Aquí el título de Nuestra señora de la Expectación de Zapopan. A finales del siglo XVII, Guadalajara sufrió una terrible epidemia y el obispo Juan Santiago León Garabito mandó que nuestra señora de Zapopan, fuera traída a la catedral y sucedió otro caso extraño, los médicos de la ciudad declararon que la epidemia había cesado.
La ciudad de Guadalajara cumplía sus cuatrocientos años de fundada bajo el amparo y la protección de la PACIFICADORA, Nuestra Señora de Zapopan; razón era que en dicha solemnidad a ella se le diera reconocimiento, gracias y amor. Solo que, por esta vez, se tendría que lamentar la ausencia oficial de las autoridades civiles. Toda la expresión filial sería de las autoridades eclesiásticas y del pueblo, donde, sin género de duda, se encontrarían miembros de aquellas autoridades, pero como parte del pueblo solamente. Tal circunstancia, no cabe duda, restaría expresión al acto: pero de ninguna manera amor y gratitud.
La historia nos cuenta que en 1609 esta capilla se derrumbó y al escuchar el estruendo, corrieron los indios creyendo encontrar a su imagen hecha pedazos; quitaron los escombros y para sorpresa de todos, ahí estaba la imagen sin ningún rasguño.
            Poco después, le dio la vista a un ciego de nacimiento y en un lapso de cien años, realizó muchísimos milagros. Los indios ocultaron la imagen por temor a que se las quitaran, pero el bachiller Diego de Herrera, que se había encargando de Zapopan el 14 de junio de 1637, notó que los naturales estaban muy encariñados con la imagen "porque era muy milagrosa"; le contó al obispo Juan Ruiz Colmenero lo que sucedía en Zapopan; y en 1653 hizo levantar una información testimonial y por decreto, declaró "milagrosa" a la imagen de Nuestra señora de la Concepción de Zapopan y mandó que solamente se celebrase su fiesta el 18 de diciembre de cada año. Aquí el título de Nuestra señora de la Expectación de Zapopan. A finales del siglo XVII, Guadalajara sufrió una terrible epidemia y el obispo Juan Santiago León Garabito mandó que nuestra señora de Zapopan, fuera traída a la catedral y sucedió otro caso extraño, los médicos de la ciudad declararon que la epidemia había cesado. 

Tags: virgen, Zapopán, Guadalajara

Publicado por mario.web @ 9:14
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios