Domingo, 24 de enero de 2010

Reírse es arriesgarse a parecer tonto.

Llorar es arriesgarse a parecer sentimental.

Ponerse a lado del otro es arriesgarse a quedar implicado.

Exponer los sentimientos es arriesgarse a exponer al verdadero yo.

Plantear las ideas y los sueños a los demás es arriesgarse a perderlos.

Amar es arriesgarse a no ser amado a la vez.

Vivir es arriesgarse a morir.

Tener esperanza es arriesgarse a sentirse desesperado.

Intentar algo es arriesgarse al fracaso.

 

Pero uno tiene que correr riesgos, porque el mayor riesgo en la vida es no arriesgar nada.

La persona que no arriesga nada, no es nada.

Pueden evitar el sufrimiento y la pena, pero no podrán aprender, sentir, cambiar, crecer, amar, vivir.

Encadenados a sus actitudes, son esclavos, han perdido el derecho a su libertad.

 

Solo la persona que se arriesga es libre.


Tags: riesgo, pensamiento, reflexión

Publicado por mario.web @ 9:13
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios