Domingo, 24 de enero de 2010

LA SUAVE INICIATIVA DE DIOS

El Padre llama a mi puerta buscando un hogar para su hijo.

El alquiler es barato, de verdad, le digo. No quiero
alquilarlo, quiero comprarlo, dice Dios. No sé, si querré
venderlo, pero puedes entrar y echarle un vistazo. Sí voy a verlo,
dice Dios. Te podré dejar una o dos habitaciones. Me gusta, dice
Dios. Voy a tomar las dos. Quizá decidas algún día darme
más. Puedo esperar. Me gustaría dejarte más pero, pero me
resulta algo difícil; necesito cierto espacio para mí ¿sabes?
Sí,sí me hago cargo – dice Dios – pero aguardará. Lo
que he visto me gusta. Bueno, quizá te pueda dejar otra
habitación. En realidad, yo no necesito tanto. Gracias, dice Dios. La
tomo. Me gusta lo que he visto. Oye, me gustaría dejarte toda la
casa, pero tengo mis dudas.. Piénsalo, dice Dios. Te aseguro que yo
no te dejaría fuera. Tu casa sería mía y mi hijo viviría en
ella. Y tu tendrías más espacio del que has tenido nunca. No
sé, no entiendo lo que estás diciendo... Ya la veo, dice Dios,
pero no puedo explicártelo. Tendrás que descubrirlo por tu cuenta.
Y esto sólo puede suceder, si le dejas a El toda la casa. ¡Oye! Un
poco arriesgado, ¿no?. Así es, dice Dios. Pero ponme a prueba. Me
lo pensaré. Me pondré en contacto contigo. Puedo esperar , dice
Dios. Lo que he visto ... me gusta.

Hasta cuando quieras. No perderemos el contacto. No, no. En realidad me
has parecido simpático. Hasta luegooooooooo.


Publicado por mario.web @ 9:15
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios