Domingo, 24 de enero de 2010

Hay parroquias que tienen muchos feligreses y tan solo uno o dos sacerdotes para su atención espiritual.

Es curioso. Todos opinan sobre ese o esos pobres sacerdotes, y son los hombres más discutidos y criticados.

Reparad un poco: Es el blanco de todas las miradas.

Es el blanco de todas las opiniones y juicios.

Es el blanco de todos los caprichos.

Es el blanco de todos los gustos.

Si es gordo, lo quieren flaco.

Si es viejo, lo quieren joven.

Si es feo, no les agrada.

Si es guapo, es una lastima.

Si es alegre y chistoso, lo quieren serio.

Si es negro, lo quieren blanco

Si es muy simpático, lo critican por eso.

Si es observante, lo llaman puritano.

Si fuma, es vicioso.

Si no fuma, no es hombre.

Si canta mal, sobra tema para burlarse.

Si canta muy bien, es un vanidoso.

Si es suave, lo quieren de más carácter.

Si es serio, lo critican de áspero.

Si predica mucho, es un rollo.

Si predica poco, no se ha preparado.

Si habla en voz alta, regaña.

Si lo hace en tono natural, nadie lo puede oír.

Si tiene coche, anda buscando lujos.

Si anda a pie, no esta a la altura de los tiempos.

Si visita a sus feligreses, le gusta el chisme.

Si se queda en la parroquia, no se interesa por la gente.

Si solicita ayuda, es un limosnero.

Si no organiza eventos sociales, no hay vida parroquial.

Si los organiza, es un politiquero.

Si tarda al confesar, le gusta el cotilleo.

Si despacha rápido la confesión, rehúye los problemas.

Si es puntual en misa, su reloj esta adelantado.

Si empieza tarde la misa, hace perder el tiempo a todos.

Si arregla la iglesia, esta malgastando el dinero.

Si no le hace nada a la iglesia, no cuida la Casa de Dios.

Si es joven, le falta experiencia.

Si es viejo, ya debe retirarse

 

Y... si los trasladan, enferma o muere... ¿Quien ocupara su lugar?


Tags: pobres, sacerdotes

Publicado por mario.web @ 10:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios