Lunes, 25 de enero de 2010



 

Un hombre cargaba con una cruz y caminaba en silencio por una senda llena de piedras, que hacían su andar lento y pesado; detrás de el caminaba otro hombre con una cruz igual o menor que la que el primero cargaba, pero este se quejaba y reclamaba por su cruz.

 

En un momento del camino el primer hombre se detiene y escucha al segundo sus reclamos y espera a que este llegue hasta su encuentro. En ese momento le dice el hombre: ¿por que te quejas tanto?, responde el otro hombre: tengo una cruz que no merezco y me pesa tanto que lacera mi espalda... Mientras responde, el hombre levanta la mirada y ve a su prójimo y exclama: ¡tu espalda esta bastante lastimada como si hubieses cargado otra cruz!

 

El hombre, sereno, responde: cuando cargo otra cruz, esta que llevo disminuye su peso y las marcas que deja no duelen, reconfortan y me dan fuerza. El hombre continua: piensa y revisa tu cruz, pues hay una aritmética que difiere de los cálculos de los hombres, esa que dice: cuando a tu cruz le sumas otra cruz no tienes dos cruces, sino media cruz.

 

Increpa el otro hombre: ¿media cruz? Si, le contesta, un misterio de fe y vida, que cuando compartes con tu prójimo su propia limitación o crisis, se alivia el peso de la tuya".


Tags: aritmética, difiere, pensamiento, reflexión

Publicado por mario.web @ 9:34
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios