Martes, 26 de enero de 2010
La Iglesia católica permanecerá siempre junto a los haitianos
Ciudad del Vaticano, ENE 26 (AICA):
El Santo Padre Benedicto XVI envió sendos mensajes al presidente de la República de Haití, René Préval, y al presidente de la Conferencia Episcopal de Haití, monseñor Louis Kébreau SDB, arzobispo de Cap Haitien, con motivo del terremoto que devastó ese país el pasado 12 de enero.
     Al presidente Préval el Papa le expresó su "profunda tristeza" por el trágico acontecimiento, asegurándole su "oración ferviente para que el espíritu de solidaridad se instaure en todos los corazones y la calma impere en las calles”.
     Al arzobispo Kébreau, el pontífice le recuerda el trágico fallecimiento del arzobispo Serge Miot, de Puerto Príncipe, y de tantos fieles, sacerdotes y consagrados. "En esta hora sombría invoco a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro para que sea Madre de ternura y haga que la solidaridad prime en los corazones sobre el aislamiento y el individualismo".
 
Mensaje al presidente de Haití
     En una carta enviada al Presidente de Haití, René Préval, Benedicto XVI asegura al mandatario "sus profundas condolencias y su oración ferviente por todas las personas tocadas por esta lamentable catástrofe" que significó el terremoto del pasado 12 de enero y que habría cobrado la vida de más de 100.000 personas dejando además casi 200.000 heridos, según informes oficiales.
     "Pido a Dios –dice el Papa– acoger en la paz de su Reino a todos los que han encontrado la muerte en este sismo así como dar consuelo a sus familiares que, en muchos casos, no puede dar una sepultura digna a sus seres queridos desaparecidos".
     "Rezo también para que el espíritu de solidaridad viva en todos los corazones y que la calma pueda estar en las calles para que la ayuda generosa que llega de todos los países aporte auxilio a todos y así que las personas a las que hoy les falta todo experimenten el consuelo de saber que la comunidad internacional se hace cargo concretamente de ellos".
     El Santo Padre expresa también su aprecio por "el compromiso de todos los que, haitianos y extranjeros, incluso poniendo en riesgo su vida, se ponen manos a la obra para buscar y asegurar a los sobrevivientes y les agradezco de todo corazón".
     "Le aseguro a vuestra excelencia que la Iglesia Católica, a través de sus instituciones, también está, con las emociones suscitadas, al lado de las personas probadas por este terremoto y que, en la medida de sus posibilidades, les ayudará a darse nuevamente la oportunidad de un buen porvenir".
     Finalmente y expresando su afecto "por todos, imparto de corazón a toda la población de Haití en la prueba una particular Bendición Apostólica".
 
Mensaje al presidente del episcopado haitiano
     El papa Benedicto XVI expresó su cercanía espiritual a la Iglesia en Haití. De manera particular el Santo Padre aseguró sus condolencias por el fallecimiento del arzobispo de Puerto Príncipe, monseñor Serge Miot, una de las víctimas del terremoto del pasado 12 de enero.
     En el mensaje enviado a monseñor Louis Kébreau, presidente de la Conferencia Episcopal de Haití, el Santo Padre señala que "habiendo conocido con extrema tristeza el terremoto que acaba de golpear duramente la capital del país, le aseguro, así como a todos los fieles de la Iglesia que está en Haití, mi más grande proximidad espiritual y mi oración ferviente por todas las personas tocadas por esta catástrofe".
     El Papa pide a Dios "acoger en la paz de su Reino a todos los que encontraron la muerte en este terremoto, de manera particular a monseñor Serge Miot, arzobispo de Puerto Príncipe, quien ha compartido la suerte de tantos de sus fieles entre los cuales figuran sacerdotes, consagrados y seminaristas".
     "En estas horas sombrías –dice Benedicto XVI– invoco a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro para que ella sea la Madre de la ternura y que sepa dirigir los corazones para que la solidaridad se priorice en medio del aislamiento".
     "Saludo la rápida movilización de la comunidad internacional, unánimemente tocada por la suerte de los haitianos, así como de toda la Iglesia que, a través de sus instituciones, no dejará de aportar su concurso ante la urgencia y ante la reconstrucción paciente de las zonas devastadas".
     Finalmente el Papa expresa su "afecto y consuelo espiritual y de corazón imparto a todos los pastores y fieles de la Iglesia en Haití que están bajo prueba una particular Bendición Apostólica".+
La Iglesia católica permanecerá siempre junto a los haitianos
Ciudad del Vaticano, ENE 26 (AICA):
El Santo Padre Benedicto XVI envió sendos mensajes al presidente de la República de Haití, René Préval, y al presidente de la Conferencia Episcopal de Haití, monseñor Louis Kébreau SDB, arzobispo de Cap Haitien, con motivo del terremoto que devastó ese país el pasado 12 de enero.
     Al presidente Préval el Papa le expresó su "profunda tristeza" por el trágico acontecimiento, asegurándole su "oración ferviente para que el espíritu de solidaridad se instaure en todos los corazones y la calma impere en las calles”.
     Al arzobispo Kébreau, el pontífice le recuerda el trágico fallecimiento del arzobispo Serge Miot, de Puerto Príncipe, y de tantos fieles, sacerdotes y consagrados. "En esta hora sombría invoco a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro para que sea Madre de ternura y haga que la solidaridad prime en los corazones sobre el aislamiento y el individualismo".
 
Mensaje al presidente de Haití
     En una carta enviada al Presidente de Haití, René Préval, Benedicto XVI asegura al mandatario "sus profundas condolencias y su oración ferviente por todas las personas tocadas por esta lamentable catástrofe" que significó el terremoto del pasado 12 de enero y que habría cobrado la vida de más de 100.000 personas dejando además casi 200.000 heridos, según informes oficiales.
     "Pido a Dios –dice el Papa– acoger en la paz de su Reino a todos los que han encontrado la muerte en este sismo así como dar consuelo a sus familiares que, en muchos casos, no puede dar una sepultura digna a sus seres queridos desaparecidos".
     "Rezo también para que el espíritu de solidaridad viva en todos los corazones y que la calma pueda estar en las calles para que la ayuda generosa que llega de todos los países aporte auxilio a todos y así que las personas a las que hoy les falta todo experimenten el consuelo de saber que la comunidad internacional se hace cargo concretamente de ellos".
     El Santo Padre expresa también su aprecio por "el compromiso de todos los que, haitianos y extranjeros, incluso poniendo en riesgo su vida, se ponen manos a la obra para buscar y asegurar a los sobrevivientes y les agradezco de todo corazón".
     "Le aseguro a vuestra excelencia que la Iglesia Católica, a través de sus instituciones, también está, con las emociones suscitadas, al lado de las personas probadas por este terremoto y que, en la medida de sus posibilidades, les ayudará a darse nuevamente la oportunidad de un buen porvenir".
     Finalmente y expresando su afecto "por todos, imparto de corazón a toda la población de Haití en la prueba una particular Bendición Apostólica".
 
Mensaje al presidente del episcopado haitiano
     El papa Benedicto XVI expresó su cercanía espiritual a la Iglesia en Haití. De manera particular el Santo Padre aseguró sus condolencias por el fallecimiento del arzobispo de Puerto Príncipe, monseñor Serge Miot, una de las víctimas del terremoto del pasado 12 de enero.
     En el mensaje enviado a monseñor Louis Kébreau, presidente de la Conferencia Episcopal de Haití, el Santo Padre señala que "habiendo conocido con extrema tristeza el terremoto que acaba de golpear duramente la capital del país, le aseguro, así como a todos los fieles de la Iglesia que está en Haití, mi más grande proximidad espiritual y mi oración ferviente por todas las personas tocadas por esta catástrofe".
     El Papa pide a Dios "acoger en la paz de su Reino a todos los que encontraron la muerte en este terremoto, de manera particular a monseñor Serge Miot, arzobispo de Puerto Príncipe, quien ha compartido la suerte de tantos de sus fieles entre los cuales figuran sacerdotes, consagrados y seminaristas".
     "En estas horas sombrías –dice Benedicto XVI– invoco a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro para que ella sea la Madre de la ternura y que sepa dirigir los corazones para que la solidaridad se priorice en medio del aislamiento".
     "Saludo la rápida movilización de la comunidad internacional, unánimemente tocada por la suerte de los haitianos, así como de toda la Iglesia que, a través de sus instituciones, no dejará de aportar su concurso ante la urgencia y ante la reconstrucción paciente de las zonas devastadas".
     Finalmente el Papa expresa su "afecto y consuelo espiritual y de corazón imparto a todos los pastores y fieles de la Iglesia en Haití que están bajo prueba una particular Bendición Apostólica".+

Tags: Iglesia, católica, permanecerá, siempre, junto, haitianos, Haiti

Publicado por mario.web @ 17:09
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios