Mi?rcoles, 10 de febrero de 2010

Segunda parte del libro “Católico conoce tu fe” del P. Angel Peña. O.A.R.

 

 

¿Quién es Jesús de Nazaret? Hace dos mil años, Jesús dirigió a sus discípulos esta misma pregunta: “Vosotros ¿quién decís que soy yo?” (Mc 8,27). Y la Historia no ha terminado de responderla. Vestía pobremente y los que le rodeaban eran gente sin cultura. No poseía títulos ni riquezas. No tenía armas ni poder alguno. Era joven y ya, desde el principio, era odiado por los poderosos, y un incomprendido hasta para sus propios discípulos.

 

Los violentos lo encontraban manso y débil. Los custodios del orden lo encontraban violento y peligroso. Los cultos lo despreciaban y le temían. Algunos se reían de su locura, pero los pobres lo admiraban, porque los quería. Muchos lo seguían más por sus milagros que por una verdadera conversión del corazón. Había quienes veían en El al Mesías prometido, pero otros, sobre todo los ministros oficiales de la religión, lo consideraban enemigo del pueblo, blasfemo y profanador del sábado y de las leyes de Dios. Unos días antes de su muerte, lo aclamaron como al Mesías pero, en el momento

supremo, todos lo abandonaron, hasta sus más íntimos amigos, con excepción de unas pocas mujeres.

 

Y, sin embargo, veinte siglos después, la Historia sigue girando en tomo a este hombre. El tiempo se cuenta a partir de su nacimiento, se siguen escribiendo cada año más de mil volúmenes sobre su persona y doctrina. Su vida ha servido de inspiración a la mitad del arte producido en el mundo y cada año miles de hombres y mujeres de todo el mundo, lo dejan todo, familia, patria, bienes, para seguirle sin condiciones, como aquéllos sus doce primeros discípulos. ¿Quién es, pues, este hombre que, a la vez, dice ser Dios? ¿Quién es Jesús de Nazareth?

 

 

¿Quién es Él para ti?

 

 

Jesús no fue un astronauta de un lejano planeta, ni un mago que practicaba artes mágicas, aprendidas en Egipto. Jesús no fue un hombre común y corriente como tú y como yo. El, a la vez que era hombre, era también Dios y con su vida nos ha enseñado a conocer a un Dios bueno, cariñoso y bondadoso, amigo y cercano a los hombres, sus hijos. El nos enseñó con su vida la más grande y hermosa verdad que jamás el mundo entero pudo conocer: DIOS ES AMOR. Dios te ama a ti. Jesús te ama tal y como eres en este momento. No necesitas cambiar para que te ame. Tu eres su hijo y quiere ser tu amigo: “vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando” (Jn 15,14). Por eso, si nadie te quiere, si todos te rechazan, si eres demasiado anciano o enfermo o feo o ignorante o pobre o pecador, El te ama y te dice: “Hijo mío, tus pecados te son perdonados” (Mc 2,5). “No tengas miedo, porque yo estoy contigo y tú eres a mis ojos de gran precio, de gran estima y yo te amo mucho” (Is 43,43).

 

Y ahora respira profundamente y sonríe: Dios te ama, Jesús te ama, tu vida tiene pleno sentido y Dios espera mucho de ti y cuenta contigo para la gran tarea de la salvación del mundo.

 

Jesús también nos enseñó a perdonar y, aún más, a amar a nuestros enemigos hasta setenta veces siete (siempre). Y tú ¿guardas resentimiento o deseo de venganza en tu corazón? Si quieres que Jesús sea tu Maestro, déjate enseñar por El y sigue su camino. Es la única manera de ser feliz y de hacer felices a los demás en este mundo y en el otro. Tú no puedes ser indiferente ante El. O estás con El o contra El; o sigues a Cristo o a Satanás. ¿Cuál es tu opción vital? ¿Quieres ser cristiano de verdad? Para el que no tiene fe, seguir a Cristo puede parecerle un cuento sin sentido, pero ¿quién puede asegurarle estar en la verdad?

 

Gandhi dijo una vez: “Yo digo a los hindúes que su vida será imperfecta, si no estudian respetuosamente la vida de Jesús”. Pero no basta estudiar su vida, hay que llegar a amarlo con todo el corazón para ser verdaderos cristianos y ser capaces de dar la vida por El, como El la dio por nosotros. Si, como creemos, El era verdaderamente hombre y Dios, podemos creer que el ser hombre es algo mucho más grande de lo que imaginamos y mucho más importante de lo que creemos. Seguir a Jesús no puede ser mera curiosidad, pues en ello está en juego el sentido de nuestra vida y El nos exige respuestas absolutas y sin condiciones. El nos dice: “ Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn. 14,6).

 

PUEDES DESCARGAR EL LIBRO COMPLETO AQUI!
http://www.4shared.com/file/81865063/bff6e3b7/catolico_conoce_tu_fe.html 


Tags: católico, defiende, libro, Jesús, Nazareth

Publicado por mario.web @ 2:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios