Martes, 16 de febrero de 2010

Autor: Adhemar Cuellar

 

Un amigo le dice a otro:

No soporto esta vida miserable que llevo: ¡Me voy a suicidar!

Como lo harás ¿piensas pegarte un tiro? Pregunta el otro

El supuesto suicida dice: ¡No, no tengo pistola!

¿Piensas envenenarte tal vez? Sigue preguntado su amigo

¡No tengo veneno!

¿Piensas ahorcarte por ultimo?

¡No, no, no poseo una soga!

Entonces el amigo cuestionador dice:

¡Pero tú no tienes ninguna cosa!

Y el supuesto suicida dice: ¿Y por qué crees que quiero suicidarme?...

 

Cuando no hay dinero  para  alimentar a nuestra familia

Cuando pasan  los años y los bienes materiales no llegan

Cuando nos toca enfrentar un sinnúmero de necesidades materiales,  somos presa fácil de la depresión,   frustrados y desanimados decimos: “No tengo nada”   “Soy pobre”  “que comeré” “con que me vestiré” “donde viviré”

 

En este tiempo de pobreza, en esta época  de crisis económica,  es el tiempo de la fe,  tenemos que  buscar primero el Reino de Dios, seguros que al hacerlo los bienes materiales, el alimento  y todo lo demás vendrá por añadidura.

 

Recuerda: lo importante no es lo que te falta,  sino lo que haces con lo que tienes..  Y ¿Qué es lo que tienes?  O mejor dicho ¿Qué es lo que quisieras tener?

 

Me fascina leer y leer  el siguiente texto bíblico:

“También ustedes, al escuchar la Palabra de la Verdad, el Evangelio que los salva, creyeron en el, quedando sellados con el Espíritu Santo prometido, que es el anticipo de nuestra herencia por el va liberando al pueblo que hizo suyo para que al fin sea alabada su Gloria” (Efesios 1,13-14)

 

En este momento de necesidad material,  Dios  quiere cubrir  primero tu necesidad espiritual,  El quiere darnos  el Espíritu Santo que es un anticipo de nuestra herencia,  el único requisito para obtenerlo es Escuchar las buenas noticias del Evangelio,  y luego creer en la Palabra de Dios

 

 Dos niños Bolivianos, conversaban y uno le pregunta a otro ¿Qué queda más cerca, la luna o México?. A lo que el otro responde! Si que eres tonto!   La luna por supuesto,  ¿acaso puedes ver México?

 

Estamos acostumbrados a creer que lo que vemos es lo que está más cerca de nosotros,  estamos convencidos que lo que podemos distinguir es lo más cercano, sin embargo no es así  ya que la fe y la esperanza están más cerca que lo que vemos.

En tu necesidad material, en tu carencia de alimento  tienes  que tomar la decisión de creer que aquel que hizo los cielos y la tierra puede proveerte más que lo necesario para subsistir en estos tiempos difíciles.  La decisión que tenemos  que tomar todos los días para tener  lo que nos falta dice así: “Busquen primero el  Reino de Dios y su justicia, y todas esas cosas se les darán por añadidura” (Mateo 6,33)

 

En tus carencias y  necesidades busca a Dios, Cree en sus promesas, reclama estas promesas para tu vida. Pon tu esperanza,  tus sueños y anhelos en el Señor, el te regalara TODO lo que necesita desea y ansia tu corazón. (Salmo 37,4) Amen


Tags: amistad, necesidad, pensamiento, reflexión

Publicado por mario.web @ 8:55
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios