Martes, 16 de febrero de 2010
PADRE MELVIN DOUCETTE

“La Iglesia alimenta la Vida de Dios en vosotros”

Sábado 13 de febrero de 2010

Queridos amigos:

La Compasión de Jesús



“Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia.

Y al ver a la muchedumbre, sintió compasión de ella, porque estaban vejados y abatidos como ovejas que no tienen pastor. Entonces dice a sus discípulos: -‘La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies’.” (Mateo 9, 35-38)



Ayer estuvo nublado y cayó lluvia helada y nieve antes del mediodía. Por la tarde estuvo templado y se derritió algo de la nieve, especialmente en los caminos. Hoy veremos el sol de a ratos.



Anoche celebré una Misa de Sanación en la Iglesia de St. Philip y St. James en Egmont Bay. Vino un buen grupo de gente. Impuse las manos sobre todos los presentes y le pedí al Señor que los sane por medio de la intercesión de Nuestra Madre Santísima. Me recibieron muy bien y me invitaron a una cena deliciosa. Hoy, a las 9:30 a.m., celebraré la Santa Misa en el pequeño santuario de Nuestra Señora de la Isla del Príncipe Eduardo. La próxima Misa de Sanación será en el Pequeño Santuario de Palmer Road el primer viernes de marzo, 5 de marzo, a las 7:30 p.m. Agradezco a todos los que han enviado dinero para ayudar a pagar la calefacción y la electricidad del Pequeño Santuario. Más y más gente está escribiendo todos los días para inscribirse en el Libro Recordatorio. Serán recordados todos los días en las oraciones de la capilla y en la Santa Misa de todos los miércoles.

A continuación esta el mensaje de Nuestra Señora entregado a Joseph. Nuestra Madre Santísima le habló con estas palabras:

-“Durante Su vida pública, Mi Hijo Jesús trabajó muy duro yendo por todos los pueblos y ciudades del país proclamando el Reino de Dios. Vino para instaurar Su Reino, donde quiere que entren todos los pueblos del mundo.

Yo fui parte de Su Reino desde el principio y siempre rezo para que todos los miembros crezcan en santidad cada día. También rezo por los que aún no están en el Reino, para que lleguen a creer en su Salvador, sean bautizados y formen parte del mismo. Todos los que están en el Reino y cumplen lo que Jesús, Mi Hijo, les ha enseñado, recibirán la vida eterna y estarán un día en el cielo. Estáis todos llamados a rezar con mucho amor y con el corazón y recibiréis las gracias y la fortaleza que necesitáis. La oración es esencial para vosotros como miembros del Reino pues irriga la vida de Dios en vosotros. Sed miembros activos de la Iglesia fundada por Mi Hijo pues la Iglesia es la puerta del Reino. La Iglesia alimenta la Vida de Dios en vosotros y os da muchos dones. Os amo a todos.”

Padre Melvin


Padre Melvin Doucette, (M. Afr.) / 1704 Palmer Road, RR 2, Tignish, PE (Prince Edward Island) C0B 2B0 / CANADA Tel: 001-902-882-2004 / Email: [email protected]

Tags: mensaje, pensamiento, reflexión

Publicado por mario.web @ 8:59
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios