Jueves, 18 de febrero de 2010

Madre siempre fiel,
cuando te asaltó la incertidumbre,
cuando las cosas se te hacían complicadas,
supiste confiar. 
¡Y cómo confiaste!
En el momento cumbre de la historia
con decisión y firmeza
pronunciaste aquel bienaventurado
"Hágase", del que viene nuestra salud. 
¡Y siempre lo mantuviste!
Las desconfianzas de otros,
los decires de tantos
nunca te apartaron
de la santa confianza.
Obténme,
Santa María de la Confianza,
el auxilio divino
que me permita superar
las incertidumbres que ahora me acosan.
Que así sea.

´A la humanidad que en algunos momentos parece perdida y dominada por el poder del  mal, egoísmo y miedo, nuestro señor ofrece como regalo amor, que perdona reconcilia y abre nuestro corazón a la esperanza. Es un amor que conquista los corazones y trae paz´ Joseph  Ratzinger (Benedicto xvi) citando a Karol Wojtyla (Juan Pablo II)

El testamento que nos invita, a entender y abrazar la misericordia

"Rasga tu corazón y no tus vestidos, y vuelve a Yavé tu Dios, porque él es bondadoso y compasivo…" Joel 2, 13 

Tags: madre, confianza, oración

Publicado por mario.web @ 8:42
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios