Viernes, 19 de febrero de 2010
Eramos la única familia en el restaurante con un niño. Yo senté a Daniel en una silla para 
niño y me di cuenta que todos estaban tranquilos comiendo y charlando. De repente, Daniel 
pegó un grito con ansia y dijo, "Hola amigo!".
Golpeando la mesa con sus gorditas manos, sus ojos estaban bien abiertos por la admiración y 
su boca mostraba la falta de dientes en su encía.
Con mucho regocijo él se reía y se retorcía. Yo miré alrededor, vi la razón de su regocijo.
Era un hombre andrajoso con un abrigo en su hombro; sucio, grasoso y roto.
Sus pantalones eran anchos y con el cierre abierto hasta la mitad y sus dedos se asomaban a 
través de lo que fueron unos zapatos.
Su camisa estaba sucia y su cabello no había recibido una peinilla por largo tiempo.
Sus patillas eran cortas y muy poquitas y su nariz tenía tantas venitas que parecía un mapa.
Estábamos un poco lejos de él para saber si olía, pero seguro que olía mal. Sus manos 
comenzaron a menearse para saludar.
"Hola bebito, como estas muchachón," le dijo el hombre a Daniel.
Mi esposa y yo nos miramos, "Que hacemos?"
Daniel continuó riéndose y contestó: "Hola, hola amigo."
Todos en el restaurante nos miraron y luego miraron al pordiosero. El viejo sucio estaba 
incomodando a nuestro hermoso hijo.
Nos trajeron nuestra comida y el hombre comenzó a hablarle a nuestro hijo como un bebe. 
Nadie creía que era simpático lo que el hombre estaba haciendo. Obviamente el estaba 
borracho. Mi esposa y yo estábamos avergonzados.
Comimos en silencio, menos Daniel que estaba súper inquieto y mostrando todo su repertorio 
al pordiosero, quien le contestaba con sus niñadas.
Finalmente terminamos de comer y nos dirigimos hacia la puerta.
Mi esposa fue a pagar la cuenta y le dije que nos encontraríamos en el estacionamiento.
El viejo se encontraba muy cerca de la puerta de salida. 
"Dios mío, ayúdame a salir de aquí antes de que este loco le hable a Daniel" -dije orando, 
mientras caminaba cercano al hombre.
Le di un poco la espalda tratando de salir sin respirar ni un poquito del aire que él 
pudiera estar respirando.
Mientras yo hacía esto, Daniel se volvió rápidamente en dirección hacia donde estaba el 
viejo y puso sus brazos en posición de "cárgame."
Antes de que yo se lo impidiera, Daniel se abalanzó desde mis brazos hacia los brazos del 
hombre.
Rápidamente el muy oloroso viejo y el joven niño consumaron su relación amorosa.
Daniel en un acto de total confianza, amor y sumisión recargó su cabeza sobre el hombro del 
pordiosero.
El hombre cerró sus ojos y pude ver lágrimas corriendo por sus mejillas.
Sus viejas y maltratadas manos llenas de cicatrices, dolor y duro trabajo, suave, muy 
suavemente, acariciaban la espalda de Daniel. Nunca dos seres se habían amado tan 
profundamente en tan poco tiempo.
Yo me detuve aterrado.
El viejo hombre se meció con Daniel en sus brazos por un momento, luego abrió sus ojos y me 
miró directamente a los míos.
Me dijo en voz fuerte y segura: "Usted cuide a este niño."
De alguna manera le conteste "Así lo haré" con un inmenso nudo en mi garganta.
El separó a Daniel de su pecho, lentamente, como si tuviera un dolor.
Recibí a mi niño, y el viejo hombre me dijo: "Dios le bendiga, señor. Usted me ha dado un 
hermoso regalo." No pude decir más que un entrecortado gracias.
Con Daniel en mis brazos, caminé rápidamente hacia el carro.
Mi esposa se preguntaba por qué estaba llorando y sosteniendo a Daniel tan apretadamente, y 
por qué yo estaba diciendo:
"Dios mío, Dios mío, perdóname."
Yo acababa de presenciar el amor de Cristo a través de la inocencia de un pequeño niño que 
no vio pecado, que no hizo ningún juicio; un niño que vio un alma y unos padres que vieron 
un montón de ropa sucia.
Yo fui un cristiano ciego, cargando un niño que no lo era.
Yo sentí que Dios me estuvo preguntando: "Estás dispuesto a compartir tu hijo por un 
momento?
"Cuando El compartió a su hijo por toda la eternidad.
El viejo andrajoso, inconscientemente, me recordó aquellas palabras que dicen: "De cierto os 
digo, que el que no recibiere el reino de Dios como un niño, no entrará en él." (Marcos 
10:15)
Eramos la única familia en el restaurante con un niño. Yo senté a Daniel en una silla para 

niño y me di cuenta que todos estaban tranquilos comiendo y charlando. De repente, Daniel 

pegó un grito con ansia y dijo, "Hola amigo!".


Golpeando la mesa con sus gorditas manos, sus ojos estaban bien abiertos por la admiración y 

su boca mostraba la falta de dientes en su encía.


Con mucho regocijo él se reía y se retorcía. Yo miré alrededor, vi la razón de su regocijo.


Era un hombre andrajoso con un abrigo en su hombro; sucio, grasoso y roto.


Sus pantalones eran anchos y con el cierre abierto hasta la mitad y sus dedos se asomaban a 

través de lo que fueron unos zapatos.


Su camisa estaba sucia y su cabello no había recibido una peinilla por largo tiempo.


Sus patillas eran cortas y muy poquitas y su nariz tenía tantas venitas que parecía un mapa.


Estábamos un poco lejos de él para saber si olía, pero seguro que olía mal. Sus manos 

comenzaron a menearse para saludar.


"Hola bebito, como estas muchachón," le dijo el hombre a Daniel.


Mi esposa y yo nos miramos, "Que hacemos?"

Daniel continuó riéndose y contestó: "Hola, hola amigo."


Todos en el restaurante nos miraron y luego miraron al pordiosero. El viejo sucio estaba 

incomodando a nuestro hermoso hijo.


Nos trajeron nuestra comida y el hombre comenzó a hablarle a nuestro hijo como un bebe. 

Nadie creía que era simpático lo que el hombre estaba haciendo. Obviamente el estaba 

borracho. Mi esposa y yo estábamos avergonzados.


Comimos en silencio, menos Daniel que estaba súper inquieto y mostrando todo su repertorio 

al pordiosero, quien le contestaba con sus niñadas.


Finalmente terminamos de comer y nos dirigimos hacia la puerta.


Mi esposa fue a pagar la cuenta y le dije que nos encontraríamos en el estacionamiento.


El viejo se encontraba muy cerca de la puerta de salida. 
"Dios mío, ayúdame a salir de aquí antes de que este loco le hable a Daniel" -dije orando, 

mientras caminaba cercano al hombre.


Le di un poco la espalda tratando de salir sin respirar ni un poquito del aire que él 

pudiera estar respirando.


Mientras yo hacía esto, Daniel se volvió rápidamente en dirección hacia donde estaba el 

viejo y puso sus brazos en posición de "cárgame."


Antes de que yo se lo impidiera, Daniel se abalanzó desde mis brazos hacia los brazos del 

hombre.


Rápidamente el muy oloroso viejo y el joven niño consumaron su relación amorosa.


Daniel en un acto de total confianza, amor y sumisión recargó su cabeza sobre el hombro del 

pordiosero.


El hombre cerró sus ojos y pude ver lágrimas corriendo por sus mejillas.


Sus viejas y maltratadas manos llenas de cicatrices, dolor y duro trabajo, suave, muy 

suavemente, acariciaban la espalda de Daniel. Nunca dos seres se habían amado tan 

profundamente en tan poco tiempo.


Yo me detuve aterrado.


El viejo hombre se meció con Daniel en sus brazos por un momento, luego abrió sus ojos y me 

miró directamente a los míos.


Me dijo en voz fuerte y segura: "Usted cuide a este niño."


De alguna manera le conteste "Así lo haré" con un inmenso nudo en mi garganta.


El separó a Daniel de su pecho, lentamente, como si tuviera un dolor.


Recibí a mi niño, y el viejo hombre me dijo: "Dios le bendiga, señor. Usted me ha dado un 

hermoso regalo." No pude decir más que un entrecortado gracias.


Con Daniel en mis brazos, caminé rápidamente hacia el carro.


Mi esposa se preguntaba por qué estaba llorando y sosteniendo a Daniel tan apretadamente, y 

por qué yo estaba diciendo:


"Dios mío, Dios mío, perdóname."


Yo acababa de presenciar el amor de Cristo a través de la inocencia de un pequeño niño que 

no vio pecado, que no hizo ningún juicio; un niño que vio un alma y unos padres que vieron 

un montón de ropa sucia.


Yo fui un cristiano ciego, cargando un niño que no lo era.


Yo sentí que Dios me estuvo preguntando: "Estás dispuesto a compartir tu hijo por un 

momento?


"Cuando El compartió a su hijo por toda la eternidad.


El viejo andrajoso, inconscientemente, me recordó aquellas palabras que dicen: "De cierto os 

digo, que el que no recibiere el reino de Dios como un niño, no entrará en él." (Marcos 

10:15)

Tags: anciano, niño, historia

Publicado por mario.web @ 13:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios