Domingo, 21 de febrero de 2010

  Supongamos que Ud. hubiera vivido en los tiempos de Jesùs.
El Jueves Santo por la tarde oye tocar a la puerta de su casa, abre,
Oh, es Marìa Santísima...! "Buenas tardes - ella dice - les traigo una
invitación de mi Hijo para asistir a la Cena que esta noche va a dar
a sus discípulos y amigos, como despedida. Convertirá el pan y el
vino en su cuerpo y su sangre y dará ese manjar a todos los que estén.
¿ Quieren Uds. asistir?".

¿Qué lehubiera respondido Ud.?

        Pues si Ud.. va los Domingos a Misa le habria respondido: "Oh!
Señora: que gran gentileza tiene Jesús para con nuestra umilde familia!
Invitarnos a su Cena. Claro que sí vamos. Claro que sí! Muchas gracias...
"Y ni Ud. ni su familia habrían faltado.

        Pero si Uds. no fueron el Domingo a Misa y no acostumbran ir al
Santo Sacrificio: ¿sabe Ud. qué le habría dicho a Nuestra Señora?
"Siento mcho: en mi casa no tenemos tiempo para esas cosas. Nosotros
tenemos tiempo para charlar, comer y dormir, pero para Dios....No tenemos
tiempo", Y le habría Ud. echado la puerta en la cara a la Virgen Santa. ¿Le
parece terrible eso? No se alarme tanto que eso es lo que Ud. dice y hace
cada Domingo cuando Dios lo invita a la Cena del Señor, que es la Santa
Misa y no va.
 
Sacado del libro
Cien Noticias acerca de la Santa Misa
de P. Eliécer Sálesman

Tags: simpática, suposición

Publicado por mario.web @ 7:44
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios