Martes, 23 de febrero de 2010

Consagrar quiere decir: "hacer sagrada una persona o una cosa", dedicandola al servicio de Dios para siempre. Consagrarse es ponerse a disposición de los demás  la vida, las capacidades y de trabajo y de pensamiento.

 

El acto de Consagración, es una acción por la cual nos sometemos establemente al dominio de Cristo y de la Virgen María.

 

Consagrarnos a María, es entregar enteramente NUESTRA VOLUNTAD y vida entera a Jesús, de manos, de aquella que es llena de gracia...

Y a través de esta PLENITUD DE GRACIA, alcanzamos los dones espirituales que por nosotros mismos y nuestra pequeñez no podemos obtener.

 

 El deseo de nuestra Madre Santísima, es el mismo que fue en 1917 en Fátima:

 

"Jesús quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado corazón; a quien le abrace, prometo la salvación y seran queridas por Dios estas almas como flores puestas por mí para adornar su trono. Mi corazón inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá a Jesús." Aparición en Fatima, 1917"

 

Te invitamos a ser parte de esta gran familia, consagrándote a Jesús a través de María Santísima.

 

"Ama al Señor con ternura...
 y el te concederá los deseos de tu corazón"
Salmo 34-7
 


Tags: consagración, María, importancia, regalo

Publicado por mario.web @ 14:08  | religion
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios