Domingo, 07 de marzo de 2010

Autor: Padre Miguel Rivilla San Martin


 

La humanidad camina imparable hacia su futuro. El futuro definitivo no es otro que Dios. Todos vamos dia a dia caminando hacia la Casa del Padre. He aqui el sentido ultimo de nuestra existencia.

 

La Iglesia celebra el dia de la Ascension el triunfo glorioso de Cristo, nuestra cabeza. El es nuestra meta y el punto Omega de nuestra peregrinacion terrena.

 

La fe en las promesas de Cristo nos asegura y garantiza que todo tiene sentido. No es puro verbalismo ni tampoco ideologia proclamar y creer en la trascendencia. Podemos designarla de muy diversas maneras: Mas alla, Paraiso, Cielo, Casa del Padre, Nueva Dimension, Vida Eterna, Gloria, Bienaventuranza. .etc.

 

Todos estos nombres expresan la misma realidad. Que nos asegura la firme esperanza en las promesas de Cristo:²Me voy a prepararos sitio, para que donde estoy yo, esteis tambien vosotros. En la Casa de mi Padre hay muchas moradas,No temais, que yo estoy con vosotros²..

 

Los creyentes debemos proclamar oportuna e importunamente el sentido trascendente de la vida, frente a tanta indiferencia religiosa, tanta desesperanza, tanto pesimismo, materialismo e increencia que hay a nuestro alrededor. El que da sentido pleno a nuestra vida, es Cristo el Senor. "En sus manos estan los destinos de los pueblos" porque El es el Senor de la Historia.

 

El senorio de Cristo sobre todo y sobre todos cuestiona y pone en tela de juicio la inconsistencia y vacuidad de tantos idolos como se erigen en nuestro mundo, en la propia vida y en el corazon de los hombres.
 


Tags: meta, pensamiento

Publicado por mario.web @ 12:38
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios