Martes, 23 de marzo de 2010

Entonces Jesús llevo a sus discípulos a la montaña y reuniéndolos a su alrededor; les enseñaba diciendo:

 

"¡Dichosos los que reconocen su necesidad espiritual, pues el reino de Dios les pertenece!"

"¡Dichosos los que están tristes, pues Dios les dará consuelo!"

"¡Dichosos los de corazón humilde, pues recibirán la tierra que Dios les ha prometido!"

"¡Dichosos los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios!"

"¡Dichosos los que sufren persecución por hacer lo que Dios les pide, pues el reino de Dios les pertenece!"

 

Entonces: Simón Pedro dijo: ¿Para que hay que aprender eso?

Y Andrés dijo: ¿Tenemos que entender TODO eso?

Y Tomás dijo: ¿Habrá Un examen de eso?

Y Felipe dijo: ¿Y si no me aprendo eso?

Y Bartolomé dijo: ¡No entiendo NADA!

Y Judas dijo: ¿Cuanto vale todo eso?

Y Juan dijo que solo el y su hermano Jacobo debían aprender eso.

Y Mateo dijo: ¿Cuando va a terminar la clase? Tengo hambre.

Y Judas Tadeo dijo: ¿Eso lo escribió Moisés?

Y Simón el Cananita dijo: Nada (se fue al baño).

Y por último Jacobo hijo de Alfeo dijo: Nada. Estaba dormido.

 

Uno de los fariseos llego y le pidió a Jesús que le mostrara el plan de la lección del día. Luego los maestros de la Ley le interrogaron sobre sus planes para la escuela sabática y el plan de Inversión.

Y Jesús lloró.  


Tags: Jesús, lloró

Publicado por mario.web @ 7:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios