Martes, 23 de marzo de 2010

Antes de que los ojos puedan ver la Luz 
deben ser incapaces de llorar por los disgustos 
de la vida diaria, por los fracasos y sinsabores 
de la existencia cotidiana.

Antes de que el oído pueda escuchar la verdad, 
debe haber perdido la sensibilidad 
por el orgullo herido, 
la crítica injusta, y los desagradables incidentes
de la personalidad.

Antes de que la voz pueda hablar 
en presencia de los maestros, 
debe ser capaz de estar dispuesto a dejarlo todo, 
a perderlo todo, a renunciar 
a lo conocido y seguro, 
afrontando la soledad y el sufrimiento de la vida.

Mata la ambición, 
pero trabaja como trabajan los ambiciosos, 
por amor a Dios. 
Mata el deseo de bienestar, 
pero sé feliz como los que viven 
para la felicidad material. 
Mata el sentimiento de separación, 
pues todos somos parte de la Vida: 
pero aprende a permanecer solo, 
pues nadie puede vivir tu vida por ti. 
Mata la sed de crecimiento 
que alimenta tu vanidad y tu orgullo: 
Crece como crece la flor, 
inconscientemente, sin mortificarse 
con esfuerzos penosos, con alegría.

Desea ardientemente el poder, 
pero no el poder egoísta 
por el que luchan los hombres, 
sino el que consiste en conocer tu corazón. 
Desea ardientemente la paz, 
la que procede del interior, 
la que nada puede turbar, 
aunque te encuentres 
en medio de la batalla de la vida, 
la que se funda en el silencio y la comprensión.

Busca la senda, más no por extremados esfuerzos, 
sino abriéndote a las inspiraciones de tu corazón,
porque todo lo que deseas 
te llegará a su debido tiempo, 
cuando estés preparado para recibirlo. 
Busca el camino penetrando en tu interior, 
retirándote al seno del Silencio, para escuchar 
la voz de tu alma. 
Busca el camino avanzando 
resueltamente por el exterior: 
No temáis, nada os dañará: 
mirad alrededor, ved lo que pasa en el mundo,
y aprended las lecciones que os ofrece.


Tags: antes, que

Publicado por mario.web @ 8:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios