Martes, 23 de marzo de 2010


Autor: Padre Miguel Rivilla San Martín

 

 

Tanto en los medios, como en la calle, en las familias y en los conciabulos políticos, el tema prioritario y recurrente, es el de la crisis económica. Toda la atención del hombre de la calle, del ciudadano de a pie, gira sobre la economía, como si no existiese nada mas importante.

 

Sin negar esta realidad, habrá que repetir por todos los medios, que el mal que nos sacude y aflige a los españoles y de trascendencia incalculable, es el de la crisis moral, la crisis de valores, la crisis de identidad cristiana, de ser o no ser persona libre y responsable.

 

Se ha perdido el norte y gran parte de la sociedad actual española, no distingue ya, con la conciencia embotada o adormilada, lo bueno de lo malo, lo verdadero de lo falso.

 

Todo es relativo, todo es opinable. No existe ni la Verdad ni el Bien, fuera de las conveniencias personales o grupales.

 

Habrá que gritarlo, denunciarlo, hasta que escueza o hasta la hartura, que esta sociedad, esta democracia, esta nación, no tendrá futuro, mientras siga apostando tan frívolamente, engañada, manipulada y anestesiada, por la cultura de la muerte...

 

No hay recetas validas. Habrá que buscar, entre todos, un serio y profundo rearme moral donde los valores morales, sean prioritarios al poder y al tener y donde los partidos políticos apuesten por la cultura de la vida, por encima de sus intereses partidistas.

 

No gusta oírlo, pero es una verdad incontestable, que no hay futuro ni para la nación, ni para la democracia, ni para las familias o individuos, sin un serio rearme moral.

Tags: verdadera, crisis

Publicado por mario.web @ 8:04
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios