Viernes, 26 de marzo de 2010

Constituyen la inmensa mayoría de los habitantes de nuestro planeta. Son todos aquellos que han apostado en sus vidas por la verdad y el bien. Las que viven y dejan vivir a los demás y que tienen por norma no hacer a otros lo que no quieren les hagan a ellos.

 

Son esa inmensa legión de hombres y mujeres, jóvenes, ancianos y niños, que callada, sencilla y ocultamente, pasan por la vida en el más completo anonimato.

 

Ellos forman el sustrato mas noble, firme y esperanzador del así llamado genero humano. Sin alardes de ningún tipo, mantienen un perfecto equilibrio entre su mente y su corazón, entre sus palabras y sus obras, entre lo que son y lo que quieren ser.

 

Aman a los suyos y respetan a los otros. Disfrutan lo que tienen, sin envidiar a los que mas tienen. Se identifican con su entorno natural. Cuidan lo propio y respetan lo ajeno. Aman la naturaleza y apuestan por lo sencillo. Jamás harían aposta un estropicio o el mal por el mal.

 

Quizás, no hablan mucho de política, de derechos humanos, de justicia y tolerancia, pero son señalados por los demás como gente honesta, honrada y de fiar. En una palabra, son felices consigo mismos y portadores de paz y comprensión para con los demás.

 

Elevo mi copa de buen vino, brindando por las buenas personas, entre las cuales te coloco a ti, amigo lector. Por favor: ¡No te canses nunca de ser buena persona!


Tags: buenas, personas

Publicado por mario.web @ 19:06
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios