Domingo, 11 de abril de 2010

La humanidad hoy se jacta de que ha progresado maravillosamente en la tecnología y que ha progresado en libertad y en todo.

¿Esto es realmente así?

¡No! La humanidad ha retrocedido a la esclavitud del pecado, porque con la tecnología, que bien empleada podría dar buenos frutos, en cambio está dando frutos envenenados que hacen que el hombre crea que esta tierra es el paraíso y que busque la comodidad, el placer como fin de su vida. Y como para tener “cosas” es necesario el dinero, entonces éste se ha convertido en la suma aspiración del hombre, pues teniendo dinero se puede comprar “todo”.

Pero ya Jesús nos dice en el Evangelio que no se puede ser esclavo de Dios y del Dinero, porque nadie puede ser esclavo de dos señores opuestos al mismo tiempo, porque amará a uno y aborrecerá a otro. Entonces, si el mundo de hoy ama el dinero, es necesario que odie a Dios. Y eso ya lo estamos viendo cómo la humanidad se aleja cada vez más de Dios.

Estamos a tiempo de parar la catástrofe que se avecina, con nuestra oración y penitencia podemos convertirnos nosotros y ayudar a convertirse a otras personas, porque la Virgen viene anunciando que si el mundo no vuelve a Dios, la catástrofe será inevitable. Solo con pensar en los medios masivos de destrucción como armas nucleares y demás inventos de esta técnica moderna que esté en las manos del Maligno, ya con sólo pensarlo da escalofríos imaginar lo que puede suceder en el mundo.


Tags: progreso

Publicado por mario.web @ 8:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios