Mi?rcoles, 02 de junio de 2010

Le dijo una vez la montaña al abismo:

 

-Yo, desde mis majestuosas cumbres tengo al mundo a mis pies, contemplo los mas bellos amaneceres y los mas esplendorosos crepúsculos; la luz de la luna acaricia mi cuerpo y me siento parte de las estrellas porque casi puedo tocarlas.

Es tan grande mi presencia que casi puedo sentir que toco a DIOS...

Y tu, insignificante abismo...

¿Que haces allá abajo?

 

Y el abismo le contesto:

 

-YO SOY QUIEN TE SOSTIENE.

 

Enseñanza:

 

Sin la existencia de la piedra mas pequeña, no se formaría la playa.

Sin la existencia de un hilo, una alfombra no tendría tanta belleza, y sin la existencia de la gota de agua, el océano no tendría su inmensidad.

Toda la existencia y todos los seres somos indispensables y nadie está por encima de nadie.


Tags: montaña, abismo, enseñanza

Publicado por mario.web @ 14:45
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios