Mi?rcoles, 14 de julio de 2010

Mucho se habla y escribe sobre los?j?venes?actuales y su absentismo de la practica religiosa y sus carencias de compromisos serios en favor de causas nobles , en que se sientan implicados. Crudamente se puede resumir esta realidad en una sola frase: ?Iglesias?vac?as?y lugares de ocio repletos de?j?venes?.

?

Sabido es que toda?generalizaci?n?es injusta. Se dan notables excepciones, pero no se puede ocultar la realidad denunciada. Una gran parte de?j?venes?que se confirman en nuestras comunidades?eclesiales, que?parec?an?ser valientes soldados de Cristo, dispuestos a ser luz, sal y fermento en la masa de su entorno social, al poco desaparecen arrastrados y engullidos por los ambientes materialistas en que viven.

?

Un gran conocedor del alma juvenil, el P.?ngel?Aya?la?dejo escrito en una de sus obras, ?Formulaci?n?de selectos?, algo que se puede aplicar a?jovenes?de toda edad, sexo, clase,?condici?n?y de todos los tiempos:? El joven no casto es incapaz de nada serio. Por eso cuando se desenfrena y corre tras sus apetitos, se inutiliza para el estudio y la vida espiritual. Entonces es cuando abandona los sacramentos y sus devociones y es que pierde el paladar de los manjares del?esp?ritu. Los placeres espirituales son: el deleite de la?difusi?n?del bien, .de la gloria de Dios , de la?salvaci?n?y?perfecci?n?de las almas, del sacrificio por amor en Jesucristo. Todo esto, ?que tiene que ver con las?groser?as?de la sensualidad??. Perfecto diagnostico valido para explicar tantos fracasos de tantos?jovenes?en lo mejor de sus vidas.


Publicado por mario.web @ 20:45
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios