Mi?rcoles, 28 de julio de 2010

?

En 1630, una carreta llevando la imagen a Santiago del Estero se detuvo a orilla del rio Luj?n y s?lo reanud? la marcha cuando bajaron la imagen de la actual Virgen de Luj?n; y all? de qued?.

As? naci? la Patrona Argentina, custodiada desde el viaje en barco por el negro Manuel, que dedic? su vida a ella, y referente fundamental de la gesta libertadora y en la creaci?n de los s?mbolos patrios...

?

En 1630, cien a?os despu?s del milagro de Guadalupe, Mar?a se manifiesta en el R?o de la Plata. Como suele ocurrir con la Sant?sima Virgen, a fuerza de milagros se produjo un fen?meno de conversi?n popular que arrastr? a millones de personas a trav?s de los siglos, al amor verdadero por la Madre de Dios y a trav?s de Ella a Cristo.

Desde el Brasil parti? la imagencita de la Virgen de Luj?n, hoy venerada en la Bas?lica. Los acontecimientos se remontan al siglo XVII, cuando Antonio Far?as Saa, un hacendado portugu?s afincado en Sumampa, le escribi? a un amigo suyo de Brasil para que le enviara una imagen de la Virgen en cuyo honor quer?a levantar una ermita.

En Mayo del a?o 1630 una caravana de carretas, sale de Buenos Aires rumbo al norte llevando dos im?genes, las que hoy conocemos como 'de Luj?n' y 'de Sumampa' respectivamente. La primera representa a la Inmaculada y la segunda a la Madre de Dios con el ni?o en los brazos tal como Virgen de la Consolaci?n. Inmediatamente ambas im?genes emprendieron un largo viaje en carreta con la intenci?n de llegar hasta Sumampa...


LA VIRGEN DECIDI? QUEDARSE

La imagen, llevada en carreta de Buenos Aires a Santiago del Estero, se detuvo inexplicablemente a las orillas del r?o Luj?n (a 67 km de Buenos Aires), cerca de la casa de Don Rosendo Oramas. Se cambiaron los bueyes y se baj? la carga, pero sin resultado. Los bueyes rehusaban cruzar el r?o.

Conversando sobre tan extra?a novedad, se supone que el negro Manuel, movido por la gracia de Dios dijo:
?Se?or, saque del carret?n uno de los cajones, y observemos si camina?.

As? se hizo, pero en vano.
?Cambien los cajones, veamos si hay en esto alg?n misterio?, replic? Manuel.

Los bueyes insinuaron moverse en cuanto se baj? esa caja del carro. Entonces, pensando que todo estaba resuelto, la volvieron a subir. El resultado: el carruaje volvi? a quedarse como estacado al piso. Cuando volvieron a bajar la caja, los bueyes se movieron sin dificultad alguna.

Dijo entonces el negro Manuel:
?Esto indica que la imagen de la Virgen encerrada en este caj?n debe quedarse aqu?. Abrieron el caj?n y encontraron una bella imagen de la Virgen en su advocaci?n de la Pur?sima Concepci?n.

De inmediato los arrieros la veneraron y luego, en devota procesi?n, llevaron la imagen a la casa de la estancia de Rosendo donde sus due?os le levantaron un humilde altar.

Desde luego los arrieros entendieron que era una particular disposici?n del Cielo que la imagen de la Virgen encerrada en tal caj?n se quedase en aquel paraje, como en efecto se qued?. La otra imagen prosigui? viaje a su destino en Sumampa, donde se la consagr? en la capilla de la estancia de Far?as de Saa, en Santiago del Estero, donde dio origen a la devoci?n de Nuestra S??ora de la Consolaci?n de Sumampa.

Pronto la noticia se propag? y llegaban numerosos peregrinos a la capilla primitiva donde se vener? a Nuestra Se?ora durante cuarenta a?os.


LA "PATRONCITA MORENA"

Se la llam? 'La Virgen Estanciera' y la 'Patroncita Morena'. El negro Manuel, un esclavo negro que trabajaba en esa estancia fue testigo de toda esa maravilla. Viendo sus patrones el intenso amor que demostraba a la Virgen, lo destinaron al exclusivo cuidado de la imagen, lo que hizo hasta su muerte.

El negro Manuel naci? en 1604 en Cabo Verde (ciudad hoy llamada Dakar), zona t?rrida y occidental de ?frica, y en ese tiempo colonia portuguesa. A los 25 a?os, cuando Manuel gozaba de su plena libertad, fue apresado en un reclutamiento de negros llevado a cabo a finales del a?o 1629 por mercaderes sin conciencia y al margen de toda ley, y conducido a las naves ancladas en el puerto de Cabo Verde, para ser vendido como esclavo en el Brasil. Lleg? al puerto de Pernambuco despu?s de una traves?a de 30 d?as. Al atracar la nave los negros fueron llevados a la plaza p?blica, y all? puestos a la venta. Un capit?n de nav?o llamado Andrea Juan lo compr? para su servicio. Dotado de una clara inteligencia y de un coraz?n humilde, aprendi? muy pronto las verdades de la Fe y fue bautizado quiz?s entre los d?as de Navidad y A?o Nuevo, y a los pocos d?as recibi? la comuni?n. Como era de coraz?n ingenuo y de alma pura e inocente, todas las cosas de la religi?n le produc?an una gran impresi?n.

El negro Manuel deja Brasil en enero de 1630 rumbo al Puerto de Santa Mar?a de los Buenos Aires, en el barco del capit?n Andrea Juan. El llevaba en su barco dos im?genes de la Virgen Mar?a para su amigo Antonio Far?as de S?a.

Presenci? el milagro en la estancia de don Rosendo y dedic? desde entonces su vida a cuidar a la Virgen de Luj?n. Se encargaba del orden en la ermita y de los vestidos de la Virgen, dirigiendo los rezos de los peregrinos.

La tradici?n nos dice que Manuel, recibi? el don de curaci?n con el sebo de las velas de la capilla y relataba a los peregrinos los viajes de la Santa Virgen, que sal?a de noche para dar consuelo a los afligidos. Con los a?os, don Rosendo falleci? y el lugar qued? casi abandonado, pero ?ste hombre fue siempre fiel y continu? al servicio de la Virgen.

Ana de Matos, viuda de Siqueyras, ten?a tierras junto al r?o Luj?n, y quer?a construir una capilla y llevar la imagen a su casa. En el 1671 habl? con el Padre Juan de Oramas, administrador de los bienes de don Rosendo y la coloc? en su casa, pero la Santa Virgen desapareci? y la encontraron en su antigua capilla. Do?a Ana volvi? a llevar la imagen a su casa y por segunda vez regres? a la estancia de Don Rosendo.

Do?a Ana consult? entonces a las autoridades eclesi?sticas y civiles, quienes viajaron al lugar y examinaron lo sucedido, esta vez la Virgen fue trasladada en una devota peregrinaci?n y en compa??a de Manuel. Desde ese momento la imagen no retorn? m?s a su antigua capilla.

Luego de confirmar la veracidad de lo sucedido, la autoridad eclesi?stica, autoriz? oficialmente el culto p?blico a la "Pura y Limpia Concepci?n del R?o Luj?n". Do?a Ana don? el terreno para la realizaci?n del nuevo templo en el a?o 1677 lugar en donde actualmente se encuentra la hermosa Bas?lica de Luj?n.


LA IMAGEN

La imagen de la Virgen que lleg? en 1630 al R?o de la Plata es brasile?a, hecha en terracota (tierra cocida) en el valle de Paraiba, San Pablo, donde en el siglo XVII, hab?a una importante producci?n de esculturas de ese material. Mide 38 cm. Est? de pie sobre un nimbo de nubes donde aparecen cuatro cabezas de ?ngeles. A ambos lados de la figura se ven las puntas de la luna en cuarto creciente. Tiene las manos juntas sobre el pecho.

Estaba totalmente policromada, siendo el manto azul cubierto de estrellas, y la t?nica roja.

En 1681 ?seg?n el historiador Maqueda- ya se veneraba la imagen vestida. El padre De Los R?os, en una visita can?nica a Luj?n en 1737, dispone que cada tres meses se renovara el vestuario de la Virgen.

En 1904, Juan Nepomuceno Terrero, Obispo de La Plata ?Di?cesis a la que por ese entonces pertenec?a Luj?n-, ante el evidente deterioro de la imagen a causa de la desintegraci?n de la arcilla con la que fuera construida, mand? hacerle una cubierta de plata, que dej? a la vista solo el rostro y las manos.

Dicha cubierta, de autor an?nimo, es de perfil c?nico y est? compuesta de dos piezas que se unen en el costado de la imagen. La frontal remeda t?nica y manto. Ambas est?n repujadas y cinceladas imitando telas con roleos vegetales y un gal?n en el borde del manto.

La cubierta de plata s?lo se hizo para preservar la figura de Mar?a, porque se la sigui? vistiendo con trajes de tela. Desde esa ?poca se le superpone el cuarto creciente por delante del manto con que se la viste. Es ya tradici?n que dicho manto se le cambie una vez al a?o, en fecha cercana al 8 de mayo, d?a de la Coronaci?n.

En 1887, el Padre coloc? la Imagen sobre una base de Bronce, le ados? la rayera g?tica con la inscripci?n: "Es la Virgen de Luj?n la primera Fundadora de esta Villa" y una aureola de doce estrellas. Ornamentada en esta forma, fue coronada con la corona Imperial bendecida por Le?n XIII.

El 3 de diciembre de 1871 se realiz? la primera peregrinaci?n general al Santuario de Luj?n, desde entonces millones de personas concurren cada a?o. Es uno de los centros de peregrinaci?n m?s importantes de Latinoam?rica. Actualmente, la fiesta principal se celebra el 8 de mayo.


UN MILAGRO DA ORIGEN A LA PARROQUIA

En 1684 lleg? a Luj?n el sacerdote Pedro de Montalvo. Sumamente enfermo, pidi? a la Virgen su curaci?n. El Padre Montalbo estaba desahuciado y casi moribundo cuando fue llevado a la capilla. El Negro Manuel le ungi? el pecho con el sebo de la l?mpara que ard?a en el altar y le dio de beber una infusi?n con abrojos de los que sol?a desprender del vestido de la Virgen. Don Pedro san? milagrosamente y agradecido se qued? como primer capell?n.

El P. Montalvo pertenec?a a una noble familia y gozaba de vastas e influyentes relaciones. Con mucho entusiasmo se dedic? a la terminaci?n de la capilla con la ayuda de sus relaciones y de las autoridades coloniales, quienes venciendo obst?culos de toda ?ndole, tuvieron la inigualable satisfacci?n de inaugurar en 1685 el nuevo Santuario, al que se traslad? la imagen en solemne Procesi?n, el 8 de Diciembre. As? tuvo su primer palacio la Reina del Plata y su primer custodio oficial, Don Pedro de Montalvo.

Luj?n, el pueblo de la Virgen, fue creciendo en importancia y se le otorg? el t?tulo de Villa. Alrededor de la capilla surg?a una poblaci?n para atender a los peregrinos que acud?an de lejos. En vista de ello, el Cabildo Eclesi?stico de Buenos Aires constituy? la Parroquia de Nuestra Se?ora del R?o Luj?n el 23 de octubre de 1730 y design? al P. Jos? Andujar como su primer p?rroco.




Publicado por mario.web @ 1:58  | religion
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios