Mi?rcoles, 04 de agosto de 2010

El santo P?o de Pietrelcina escrib?a en una carta: ?Cu?ntas veces he confiado a esta Madre las penosas ansias de mi coraz?n agitado y cu?ntas veces me ha consolado! ?Cu?nto me quiere! Lo he llegado a comprobar muchas veces, de manera bien elocuente, al despuntar este hermos?simo mes de mayo.

?Con qu? cuidado me ha acompa?ado esta ma?ana al altar! Parec?a que no ten?a que pensar en otra cosa sino s?lo en m?, a fin de llenar mi coraz?n de santos afectos. Quisiera tener una voz tan fuerte que pudiera con ella invitar a todos los pecadores del mundo a amar a Mar?a. Quisiera tener alas para volar por todas partes e invitar a todas las criaturas a amar a Jes?s y a Mar?a.??

San Josemar?a Escrib? de Balaguer, el fundador del Opus Dei, amaba mucho a Mar?a y nos dice: Esta ma?ana volv? sobre mis pasos, hecho un chiquit?n, para saludar a la Se?ora (Virgen Mar?a) en su imagen de la calle Atocha, en lo alto de la casa que all? tiene la Congregaci?n de san Felipe. Me hab?a olvidado de saludarla: ?qu? ni?o pierde la ocasi?n de decir a su Madre que la quiere? Se?ora, que nunca sea yo un ex-ni?o.Esta ma?ana, al levantarme, me vest? y comenc? mi meditaci?n. Pues bien, entre seis y media a siete menos cuarto, vi, durante bastante tiempo, c?mo el rostro de mi Virgen de los Besos se llenaba de alegr?a, de gozo. Me fij? bien: cre? que sonre?a, porque me hac?a ese efecto, pero no se mov?an los labios. Muy tranquilo le he dicho a mi Madre muchos piropos. En fin, que mi Se?ora, Santa Mar?a, ha hecho un mimo a su ni?o”.

Jos? ?Luis Mart?n Descalzo contaba: Hace ya muchos a?os, durante el pontificado de P?o XII, una ma?ana, cuando desayunaba yo en la cafeter?a de un hotel de Roma, se me acerc? una muchacha japonesa y, en un franc?s tan tartamudeante como el m?o, me pregunt? si yo era sacerdote. Cuando le dije que s?, me dijo a boca jarro: ?Podr?a explicarme usted qui?n es la Virgen Mar?a? Sus palabras me sorprendieron tanto que s?lo supe responder: ?Por qu? me haces esa pregunta??Y a?n recuerdo sus ojos, cuando me explic?: Es que ayer he o?do rezar por primera vez el avemar?a y no s? por qu? me he pasado toda la noche llorando.

Entonces, tuve que ser yo quien le explicara que tambi?n yo necesitar?a pasarme llorando muchas noches para poder responder a esa pregunta Mar?a es un misterio. S?, un misterio que invita m?s a llorar de alegr?a que a hablar. ?C?mo hablar de Mar?a con la suficiente ternura, con la necesaria verdad? ?C?mo explicar su sencillez sin ret?ricas y su hondura sin palabrer?as? ?C?mo decirlo todo sin inventar nada?

Por eso, amemos a Mar?a con todo el coraz?n. Dec?a san Juan Bosco: Repasad las p?ginas de la tradici?n cristiana, interrogad las historias del cristianismo en todos los reinos y pa?ses del universo y por doquiera encontrar?is a Mar?a, viniendo en socorro de sus afligidos hijos. La devoci?n a Mar?a es signo de predestinaci?n. Que Ella sea tu gu?a y la estrella que te conduzca hasta Dios. Que sea para ti la Madre amorosa que te consuela y te lleva de la mano hacia JES?S.

Un saludo cordial en Jes?s Eucarist?a y en Mar?a, Madre nuestra.
Jos? Luis Elizalde



Publicado por mario.web @ 13:19  | religion
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios