Jueves, 26 de agosto de 2010

Se?or, llegar al pozo y encontrarte
cansado, hambriento, all? sentado,
siempre dispuesto a dar tu agua viva,
siempre dispuesto a perdonar todos mis pecados.

[2] Llegar al pozo, Se?or; yo con mi sed.
Y poder volver de all? saciado
arrebatado por el calor del mediod?a,
pero salir con el alma refrescada.

Llegar al pozo, Se?or, con mi verg?enza,
y descubrir all? que T? me amas,
Sentir el dulce alivio de mi culpa,
sentir tu paz rode?ndome el alma.

Dejar all? mi angustia y mi pecado
cual c?ntaro que ya no vale nada.
Dejar all?, en tus manos, mi cruel culpa
y volver con la vida renovada.

De rodillas, Se?or, en este pozo,
donde diste tu agua a la Samaritana,
yo te pido de beber, Maestro amigo,
Fuente de vida que s?lo en Ti se halla.

Y ya siento que mis pies corren ligeros,
y que mi c?ntaro ya no pesa nada,
y que mi boca se abre en alabanzas
porque te encontr? junto al pozo, esta ma?ana.


Publicado por mario.web @ 9:33
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios