Lunes, 30 de agosto de 2010

Cuando el tema de la muerte en esta sociedad hedonista y materialista en que vivimos es algo tabu, del que apenas se habla y menos en publico, resulta por lo menos ins?lito y hasta ejemplar, que haya personas que se atrevan a afrontar esta realidad, desde su fe cristiana, con entera naturalidad y sentido previsor de su propio deceso.

Tal fue la carta que una excelente cristiana, casi centenaria, me hizo llegar, meses antes de morir, y cuyo contenido quiero dar a conocer, por si puede servir de ejemplo y testimonio. La transcribo literalmente: "Paso a copiarle, algo que escrib?, firme y conservo para que lo lleven a efecto quienes el Senor disponga que esten a mi lado en la hora de mi fallecimiento. Son caprichos personales. Tengo todo preparado para que puedan cumplirlo f?cilmente. Dice asi: "Es mi voluntad que vistan mi cad?ver con la mortaja que yo he confeccionado. Esta en tal mueble, junto con un manto y el calzado correspondiente. Quiero que la caja mortuoria sea de infima calidad; que ni en ella, ni en mi sepultura pongan flores, coronas ni adornos de ninguna clase.

Que mi nombre no aparezca en lapidas, recordatorios, esquelas y dem?s factores de publicidad. Que se silencie el d?a y hora de mi entierro. Que no se avise a nadie en particular. En cuanto a misas y sufragios por mi alma, lo dejo a voluntad de mis allegados, a los que recomiendo lo hagan en privado y en silencio. No quiero que nadie se sienta obligado a otra cosa. Ademas de esto, existe documento notarial relativo a lo que poseo -(que a nadie sacara de pobre). ?Receptores?: Las Misiones y algunas pequenas recompensas a las buenas personas que desde hace a?os, me prestan sus atenciones y servicios.

Creo que es lo que Dios me pide. Se que es lo que me brota del coraz?n. Que el buen Dios me acoja en sus manos y por los meritos de su amado Hijo Jesucristo, me conceda la misericordia de aceptarme en su santo Reino". Este testamento de una mujer cristiana, que afronta de este modo su propia muerte, se comenta por si mismo. Deber?a hacer meditar a muchos que, a pesar de su misma fe cat?lica, viven apegados a lo material y terreno. Ojal? que su lectura sirva de estimulo y ejemplo a muchos cristianos, que con la ayuda de Dios sean capaces de seguir su ejemplo y prever el paso decisivo de este mundo al mas all?.

?

Autor: Padre Miguel Rivilla San Mart?n?


Publicado por mario.web @ 8:51
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios