Lunes, 30 de agosto de 2010

Hoy, tiempo de inclemencia y desasosiego, tambi?n Jes?s nos llama para decirnos que siente ?compasi?n de esta gente? (Mc 8,2). Hoy, con la paz en crisis, puede abundar el miedo, la apat?a, el recurso a la banalidad y a la evasi?n: ?No tienen qu? comer?.
?A qui?n llama el Se?or? Dice el texto: ?A sus disc?pulos? (Mc 8,1), es decir, me llama a m?, para no despedirlos en ayunas, para darles algo. Jes?s se ha compadecido ?esta vez en tierra de paganos? porque tambi?n tienen hambre.
?Ah!, y nosotros ?refugiados en nuestro peque?o mundo? decimos que nada podemos hacer. ??C?mo podr? alguien saciar de pan a ?stos aqu? en el desierto?? (Mc 8,4). ?De d?nde sacaremos una palabra de esperanza cierta y firme, sabiendo que el Se?or estar? con nosotros cada d?a hasta el fin de los tiempos? ?C?mo decir a los creyentes y a los incr?dulos que la violencia y la muerte no son soluci?n?
Hoy, el Se?or nos pregunta, simplemente, cu?ntos panes tenemos. Los que sean, ?sos necesita. El texto dice ?siete?, s?mbolo para paganos, como doce era s?mbolo para el pueblo jud?o. El Se?or quiere llegar a todos ?por eso la Iglesia se quiere reconocer a s? misma desde su catolicidad? y pide tu ayuda. Dale tu oraci?n: ?es un pan! Dale tu Eucarist?a vivida: ?es otro pan! Dale tu decisi?n por la reconciliaci? n con los tuyos, con los que te han ofendido: ?es otro pan! Dale tu reconciliaci? n sacramental con la Iglesia: ?es otro pan! Dale tu peque?o sacrificio, tu ayuno, tu solidaridad: ?es otro pan! Dale tu amor a su Palabra, que te da consuelo y fuerza: ?es otro pan! Dale, en fin, lo que ?l te pida, aunque creas que s?lo es un poco de pan.
Como nos dice san Gregorio de Nisa, ?el que parte su pan con los pobres se constituye en parte de aqu?l que, por nosotros, quiso ser pobre. Pobre fue el Se?or, no temas la pobreza?.


Publicado por mario.web @ 10:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios