S?bado, 18 de septiembre de 2010

"Velad y orad para no caer en tentaci?n:
el esp?ritu est? dispuesto, mas la carne es d?bil"
?

En una e sus apariciones a Santa Margarita Mar?a de Alacoque, el Sagrado Coraz?n de Jes?s le ense?? una pr?ctica de piedad llamada??Hora Santa?. Fueron sus palabras:

?Todas las noches de jueves a viernes te har? participar en la tristeza mortal que tuve a bien experimentar en el Huerto de los Olivos ; la cual te reducir?, sin que t? puedas comprenderlo, a una suerte de agon?a m?s dura de soportar que la muerte. Y para acompa?arme en esta humilde plegaria que entonces present? a mi Padre en medio de todas mis angustias, te levantar?s entre las once y medianoche para prosternarte una hora conmigo, con el rostro en tierra, tanto para apaciguar la c?lera divina, pidi?ndole misericordia para los pecadores, como para aliviar de alg?n modo la amargura que sent? por el abandono de mis ap?stoles, que me oblig? a reprocharles el no haber podido velar ni una hora conmigo. Durante esta hora t? har?s lo que te ense?ar?.

Las notas caracter?sticas de este ejercicio de piedad est?n contenidas en estas palabras de Nuestro Se?or que acabamos de consignar. Repas?moslas :

1. Se trata de una hora ininterrumpida de oraci?n (mental o vocal).
2. En la noche de jueves a viernes, entre las once y las doce de la noche.
3. Con postraci?n (todo el cuerpo prosternado, con la cabeza tocando el suelo).
4. Oraci?n de propiciaci?n y de impetraci?n.
5. Hacer compa??a a Jes?s.

Es importante no confundir la Hora Santa con la adoraci?n al Sant?simo Sacramento, con la que no est? directamente relacionada. Aqu? se recuerda la agon?a de Getseman? que sigui? a la ?ltima Cena y fue el preludio de la Pasi?n. Santa Margarita Mar?a no la practicaba en la capilla del monasterio, sino en su celda. Aunque sea muy laudable hacer la Hora Santa delante del Tabern?culo, no ha de perderse de vista que su objeto principal no es la oraci?n de culto latr?utico ni de acci?n de gracias, sino la oraci?n de expiaci?n e intercesi?n por los pecadores. Tambi?n es importante se?alar que, si bien, nada impide que se haga en com?n para mejor ayudar a la meditaci?n, es ?sta una devoci?n de intimidad con Jes?s.

Lo ideal es practicar la Hora Santa tal y como fue revelada a la gran vidente de Paray-le-Monial, pero la Iglesia, Madre sabia y comprensiva, al aprobar la archicofrad?a respectiva, quiso facilitar este ejercicio a los fieles, poni?ndola al alcance de todos, incluso de los que se hallan aquejados de enfermedad, debilidad o cualquier otro impedimento. As?, puede llevarse a cabo : a) en el espacio de una hora seguida desde el atardecer del jueves hasta el amanecer del viernes, y b) simplemente de rodillas, sin postraci?n, o hasta sentado o echado si se est? f?sicamente impedido.

Nuestro Se?or pidi? periodicidad semanal??? todas las noches de jueves a viernes ??? a su confidente, pero si no se es capaz de esa regularidad, al menos s? es recomendable preparar el Viernes Santo, los Primeros Viernes de Mes, la festividad solemne del Sagrado Coraz?n de Jes?s, la de Cristo Rey y otras ocasiones durante el a?o (como los d?as de carnaval y la noche vieja) mediante una Hora Santa lo m?s aproximada al modo deseado por el Sant?simo Redentor.

Una manera pr?ctica consiste en encender dos cirios delante de la imagen del Sagrado Coraz?n que se tenga en el dormitorio o en casa y extender una alfombrilla en el suelo delante de ella para postrarse. Si no se puede estar con el rostro en tierra todo el rato, puede emplearse para apoyarlo un coj?n, como el de que disponen los ministros en la ceremonia del Viernes Santo en Parasceve al inicio de la Acci?n Lit?rgica posmeridiana. No hace falta ninguna f?rmula preestablecida para recitar. Basta que se tenga la intenci?n de acompa?ar al Se?or durante esa hora, como si estuvi?semos con ?l en Getseman? y pedir perd?n y misericordia, desagravi?ndole. Esto puede hacerse mentalmente, sin necesidad de oraci?n vocal. Lo importante es no distraerse ni dormirse en esta postura. Si prevemos que el cansancio nos traicionar?, cada cuarto de hora podemos levantarnos y orar de pie o arrodillados. Tambi?n se puede hacer las meditaciones sentados y los afectos postrados. En fin, cada cual haga como mejor se acomode a su naturaleza, su devoci?n y sus posibilidades.


Publicado por mario.web @ 8:46
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios