S?bado, 18 de septiembre de 2010

Mons. Ottavio Michelini

24 de Agosto de?1975?

CONSTRUYEN MATERIALMENTE?

Hijo m?o, escribe:

- sacerdote malo: equivalente a Demonio que lleva al mas a la perdici?n, deicida y homicida;

-? sacerdote tibio: como un arbusto espinoso en tierra ?rida y est?ril;

-? sacerdote bueno: equivale a un poco de bien;

-? sacerdote fervoroso: equivale a llama que ilumina, calienta y purifica;?????????????

-? sacerdote santo: igual a muchas almas salvadas y santificadas.?

Hijo, muchos sacerdotes se agitan, se mueven,? construyen materialmente. Si tantas energ?as se gastaran en la construcci?n de mi Reino en las almas, cu?nto bien... en cambio, ?c?mo est?n de orgullosos con sus obras estos sacerdo tes m?os! En realidad son como la higuera de la que habla el Evangelio, hojas, hojas y ni siquiera un fruto.

Sabes que es absurdo pensar en santificar a otros sin santificarse. Reflexiona en todo lo que Yo hice para que mis Ap?stoles fueran santos, en todo lo que hice y hago para que mis sacerdotes sean santos.

Una pizca de verdadera fe bastar?a para evitar las terror?ficas consecuencias de la aridez est?ril del alma sa cerdotal. La esterilidad es culpable por carencia respon sable de fe, esperanza y caridad, o sea, de la vida divina.?

Los quiero salvos?

Has visto la multitud de almas paradas, m?s a?n inm?viles, estancadas como las aguas de los pantanos por la carencia culpable de buenos confesores expertos.

Has visto el estancamiento de muchas almas consagradas por la carencia culpable de santos y h?biles directores espirituales. Muchas de estas almas, si hubieran sido bien guiadas habr?an llegado a cimas alt?simas de perfecci?n.

?Qu? desolaci?n, hijo m?o, que desolaci?n! Esas almas no han realizado la finalidad suprema de su vocaci?n por la ciega incapacidad de aquellos a quienes llegan y son confiadas.

?Por qu? te hablo casi exclusivamente sobre los males que afligen a mi Iglesia? Porque el m?dico cura la parte enferma del cuerpo, no de la sana. Y ?no soy Yo el M?dico divino de las almas?

No he venido a curar a los sanos, sino a los enfermos, no he venido por los justos sino por los pecadores. Y ?qui?n m?s necesitado que un sacerdote en crisis de vida interior?

Los quiero salvos a estos sacerdotes m?os. Los amo infinitamente, quiero su conversi?n. He dicho conversi?n, porque de conversi?n se trata.

Hijo, est? en juego su alma, la salvaci?n o perdici?n eterna de su alma. Reza y repara. Es un deber de justicia y de caridad.

Ofr?ceme tus sufrimientos y ?mame.

Te Bendigo.


Publicado por mario.web @ 19:27
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios