Domingo, 19 de septiembre de 2010

Evangelio:?Lc 16,1-13
En aquel tiempo, Jes?s dijo a sus disc?pulos: ?Hab?a una vez un hombre rico que ten?a un administrador, el cual fue acusado ante ?l de haberle malgastado sus bienes. Lo llam? y le dijo: ??Es cierto lo que me han dicho de ti? Dame cuenta de tu trabajo, porque en adelante ya no ser?s administrador?. ?Entonces el administrador se puso a pensar: ??Qu? voy a hacer ahora que me quitan el trabajo? No tengo fuerzas para trabajar la tierra y me da verg?enza pedir limosna. Ya s? lo que voy a hacer, para tener a alguien que me reciba en su casa, cuando me despidan?. ?Entonces fue llamando uno por uno a los deudores de su amo. Al primero le pregunt?: ??Cu?nto le debes a mi amo?? El hombre respondi?: ?Cien barriles de aceite?. El administrador le dijo: ?Toma tu recibo, date prisa y haz otro por cincuenta?. Luego pregunt? al siguiente: ?Y t?, ?cu?nto debes?? Este respondi?: ?Cien sacos de trigo?. El administrador le dijo: ?Toma tu recibo y haz otro por ochenta?. ?El amo tuvo que reconocer que su mal administrador hab?a procedido con habilidad. Pues los que pertenecen a este mundo son m?s h?biles en sus negocios que los que pertenecen a la luz. ?Y yo les digo: Con el dinero, tan lleno de injusticias, g?nense amigos que, cuando ustedes mueran, los reciban en el cielo. ?El que es fiel en las cosas peque?as, tambi?n es fiel en las grandes; y el que es infiel en las cosas peque?as, tambi?n es infiel en las grandes. Si ustedes no son fieles administradores del dinero, tan lleno de injusticias, ?qui?n les confiar? los bienes verdaderos? Y si no han sido fieles en lo que no es de ustedes, ?qui?n les confiar? lo que s? es de ustedes? ?No hay criado que pueda servir a dos amos, pues odiar? a uno y amar? al otro, o se apegar? al primero y despreciar? al segundo. En resumen, no pueden ustedes servir a Dios y al dinero?.

Oraci?n introductoria:
Se?or, comienzo esta oraci?n haciendo un acto de desprendimiento de todo lo que soy y de lo que tengo. Me desapego de todo, particularmente de aquello que m?s aprecio, para ponerlo ahora a tus pies y ofrec?rtelo. Todo lo he recibido de ti y todo quiero usarlo para tu gloria, para tu servicio y para hacer el bien a los dem?s. Ay?dame a hacer esta oraci?n con un coraz?n m?s pobre y desprendido.

Petici?n:
Se?or Dios, en este d?a, siento que se reaviva en m? la atracci?n hacia el Cielo, esto me empuja a apretar el paso de mi peregrinaci?n terrena. Que esta aspiraci?n arda siempre en m? y me ayude a superar toda dificultad, todo temor y toda tribulaci?n.

Meditaci?n:
?Si Jes?s se ha convertido en vuestra esperanza, comunicadlo con vuestro gozo y vuestro compromiso espiritual, apost?lico y social. Alcanzados por Cristo, despu?s de haber puesto en ?l vuestra fe y de haberle dado vuestra confianza, difundid esta esperanza a vuestro alrededor. Tomad opciones que manifiesten vuestra fe; haced ver que hab?is entendido las insidias de la idolatr?a del dinero, de los bienes materiales, de la carrera y el ?xito, y no os dej?is atraer por estas falsas ilusiones. No ced?is a la l?gica del inter?s ego?sta; por el contrario, cultivad el amor al pr?jimo y haced el esfuerzo de poneros vosotros mismos, con vuestras capacidades humanas y profesionales al servicio del bien com?n y de la verdad, siempre dispuestos a dar respuesta ?a todo el que os pida raz?n de vuestra esperanza? (1P 3,15). El aut?ntico cristiano nunca est? triste, aun cuando tenga que afrontar pruebas de distinto tipo, porque la presencia de Jes?s es el secreto de su gozo y de su paz? (Benedicto XVI, Mensaje de Benedicto XVI para la Jornada Mundial de la Juventud 2009).

Reflexi?n apost?lica:
El miembro del?Regnum Christi?tiene en Cristo todo su tesoro y su riqueza. El que se ha encontrado con ?l, tiene todo lo dem?s por p?rdida, m?s aun, por basura. Atrev?monos a seguir a Cristo con libertad de esp?ritu, desprendidos de todo para ganarlo todo en Dios.

Prop?sito:
Pondr? mi alegr?a en mi capacidad de darme a los dem?s en mi ?mbito de trabajo.

Di?logo con Cristo:
Se?or, ?por qu? me afano por poseer bienes, por pensar s?lo en m?, si en el fondo siempre ser? una creatura pobre y necesitada de tu gracia? ?Por qu? me intereso tanto en aparentar, si t? conoces todo lo que hay en mi coraz?n? Ay?dame a buscar tu Reino y a esperar que todo lo dem?s venga por a?adidura. Conc?deme ser testigo tuyo por medio de una vida sobria y sencilla y a emplear todo lo que soy y lo que tengo para hacer el mayor bien a los dem?s.

?No hagas aprecio de esas peque?as contrariedades, sigue adelante con la esperanza de no pasar por este mundo sin hacer algo por Jesucristo??(Cristo al centro, n. 2097).

19/09/2010

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 20:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios