Lunes, 20 de septiembre de 2010

Evangelio:?Lc 8,16-18
En aquel tiempo, Jes?s dijo a la multitud: ?Nadie enciende una vela y la tapa con alguna vasija o la esconde debajo de la cama, sino que la pone en un candelero, para que los que entren puedan ver la luz. Porque nada hay oculto que no llegue a descubrirse, nada secreto que no llegue a saberse o a hacerse p?blico. F?jense, pues, si est?n entendiendo bien, porque al que tiene se le dar? m?s; pero al que no tiene se le quitar? aun aquello que cree tener?.

Oraci?n introductoria:
Se?or, yo creo, yo conf?o, yo te amo. Dame una fe operante y luminosa. Una esperanza inquebrantable y un amor apasionado a tu Reino. Ay?dame a creer, a confiar y amar por todos aquellos que no creen en ti, no esperan en ti y no te aman.

Petici?n:
Padre santo, abre mis ojos y mi coraz?n a las grandes necesidades de la Iglesia, de mi pa?s y del mundo entero, dame la generosidad para trabajar por tu Reino y hacerte m?s presente en este mundo.

Meditaci?n:
?Por nosotros mismos, no somos m?s que una m?sera zarza, en la que, sin embargo, se ha posado la gloria de Dios. A ?l sea la gloria, y a nosotros la confesi?n humilde de nuestra nada y la adoraci?n obediente de los designios divinos (?). En nuestro tiempo, cuando en extensas regiones de la tierra la fe corre el riesgo de apagarse como una llama que se extingue, la prioridad m?s importante de todas es hacer a Dios presente en este mundo y facilitar a los hombres el acceso a Dios. No a un dios cualquiera, sino al Dios que ha hablado en el Sina?; al Dios cuyo rostro reconocemos en el amor hasta el extremo (cf. Jn 13, 1), en Cristo crucificado y resucitado. Queridos hermanos y hermanas, adorad en vuestros corazones a Cristo Se?or (cf. 1P 3, 15). No teng?is miedo de hablar de Dios y de mostrar sin complejos los signos de la fe, haciendo resplandecer a los ojos de vuestros contempor?neos la luz de Cristo? (Benedicto XVI, 12 de mayo de 2010).

Reflexi?n apost?lica:
?Por qu? no formarnos m?s para ser l?deres cristianos aut?nticos en este mundo que necesita tanto de ap?stoles convencidos de Cristo y de su Iglesia? Hagamos a Cristo presente en todos los niveles de la sociedad por medio de un apostolado exigente, generoso y comprometido.

Prop?sito:
Revisar qu? estoy haciendo para dar a conocer a Cristo y comprometerme a hacer m?s para difundir mi fe en ?l.

Di?logo con Cristo:
Jesucristo, hazme un ap?stol que encienda en muchos corazones el fuego de tu amor. Tu Reino es lo m?s grande a lo que puede aspirar el ser humano y ?cu?ntos hay que todav?a no lo descubren! Por eso, ay?dame a vivir trabajando incansablemente para llevar tu mensaje a todos los que me rodean con el testimonio de mi vida y con un apostolado profundo y eficaz.

?Que Cristo est? siempre presente en nuestra vida??(Cristo al centro, n. 843).

20/09/2010

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 9:51
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios