Martes, 21 de septiembre de 2010

Ni siquiera sabemos su nombre. Solo las iniciales de su identidad, J.C.B.N. En escueta?recensi?n?de prensa, sabemos solo que era un j?ven de 25 anos.?Muri?arrollado, en Alcorcon, cuando ayudaba a una embarazada. Par? su coche y se dispon?a auxiliar a la mujer. Iba a colocar el?tri?ngulo?reflectante, cuando otro coche le?embisti?. Nada pudieron hacer por ?l? los servicios de emergencia y?muri?casi en el acto.

?

Un?h?roe?an?nimo?cuya memoria nadie recordara.?Quiz?la feliz madre a quien iba ayudar y que alumbro con normalidad. Algunos creyentes rezamos por el, con la certeza que vive para siempre. Aun recordamos las palabras de Cristo en la?Pasi?n: ?No hay mayor prueba de amor que dar la vida por los?dem?s? No cabe duda que una muerte digna ennoblece toda una vida.

Autor: Padre Miguel Rivilla San Martin

?


Publicado por mario.web @ 8:13
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios