Mi?rcoles, 22 de septiembre de 2010

Evangelio: Lc 9,1-6
En aquel tiempo, Jes?s reuni? a los Doce y les dio poder y autoridad para expulsar toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luego los envi? a predicar el Reino de Dios y a curar a los enfermos. Y les dijo: ?No lleven nada para el camino: ni bast?n, ni morral, ni comida, ni dinero, ni dos t?nicas. Qu?dense en la casa donde se alojen, hasta que se vayan de aquel sitio. Y si en alg?n pueblo no los reciben, salgan de ah? y sac?danse el polvo de los pies en se?al de acusaci?n?. Ellos se pusieron en camino y fueron de pueblo en pueblo, predicando el Evangelio y curando en todas partes.

Oraci?n introductoria:
Se?or Jesucristo, enciende en mi coraz?n el amor al Padre y la alegr?a de ser cristiano. Ven a mi encuentro. Gu?a mi oraci?n, para conocerte, seguirte y amarte m?s. Dame siempre el fuego de tu Santo Esp?ritu, que ilumine mi mente y despierte en m? el deseo de trabajar mejor por ti.

Petici?n:
Se?or, despierta en m? la conciencia de que estoy llamado a ser un misionero de tiempo completo.

Meditaci?n:
?En el campo de Dios hay trabajo para todos. Pero Cristo no se limita a enviar: da tambi?n a los misioneros reglas de comportamiento claras y precisas. Ante todo, los env?a ?de dos en dos? para que se ayuden mutuamente y den testimonio de amor fraterno. Les advierte que ser?n ?como corderos en medio de lobos?, es decir, deber?n ser pac?ficos a pesar de todo y llevar en todas las situaciones un mensaje de paz; no llevar?n consigo ni alforja ni dinero, para vivir de lo que la Providencia les proporcione; curar?n a los enfermos, como signo de la misericordia de Dios; se ir?n de donde sean rechazados, limit?ndose a poner en guardia sobre la responsabilidad de rechazar el reino de Dios (?). Ojal? que este evangelio despierte en todos los bautizados la conciencia de que son misioneros de Cristo, llamados a prepararle el camino con sus palabras y con el testimonio de su vida? (Benedicto XVI, 8 de julio de 2007). ?El esp?ritu misionero de la Iglesia no es m?s que el impulso por comunicar la alegr?a que se nos ha dado. Que siempre est? viva en nosotros y, despu?s, que se irradie en el mundo en sus tribulaciones? (Benedicto XVI, 22 de diciembre de 2008).

Reflexi?n apost?lica:
Jes?s nos dice que no llevemos nada para el camino: ni morral, ni comida, ni dinero... Nos quiere decir que no nos apeguemos a nada en el camino de la vida, que confiemos m?s en la Providencia, que hagamos de modo constante elecciones de sobriedad en el uso de los bienes materiales. Seamos personas siempre dispuestas a dar. Cuanto m?s nos entreguemos a nosotros mismos, m?s espacio habr? en nuestro coraz?n para Cristo.

Prop?sito:
Para convertirme en un misionero de tiempo completo invitar? hoy a una persona a participar en alg?n apostolado.

Di?logo con Cristo:
Se?or, ay?dame a pasar mi vida haciendo el bien, pensando bien, hablando bien, dando no s?lo lo que tengo, sino sobre todo, dando todo lo que soy con generosidad.

?En los momentos presentes cada uno de ustedes debe ser Ap?stol y Misionero? (Cristo al centro, n. 103).

22/09/2010

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 9:24
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios