Mi?rcoles, 20 de octubre de 2010

Evangelio:?Mt 9,9-13
En aquel tiempo, Jes?s vio a un hombre llamado Mateo, sentado a su mesa de recaudador de impuestos, y le dijo: ?S?gueme?. ?l se levant? y lo sigui?. Despu?s, cuando estaba a la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores se sentaron tambi?n a comer con Jes?s y sus disc?pulos. Viendo esto, los fariseos preguntaron a los disc?pulos: ??Por qu? su Maestro come con publicanos y pecadores?? Jes?s los oy? y les dijo: ?No son los sanos los que necesitan de m?dico, sino los enfermos. Vayan, pues, y aprendan lo que significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios. Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores?.

Oraci?n introductoria:
Dios m?o, te ofrezco esta oraci?n en uni?n con nuestro Se?or Jesucristo, para que haya m?s j?venes que escuchen tu llamado, para que sean m?s las personas que gasten su vida predicando tu Evangelio, para que sean m?s los corazones que te amen y te sirvan.

Petici?n:
Se?or, haz que mi vida diaria refleje que la caridad es algo esencial para el cristiano.

Meditaci?n:
?No he venido a llamar a los justos sino a los pecadores. Parece la declaraci?n m?s sencilla y sincera que se podr?a hacer acerca del amor de Dios, y as? se expresaba Jesucristo, Dios mismo encarnado. Dios, que quiere que todos los hombres se salven, (?) no se comporta, en Jes?s como tantas veces los humanos, que excluimos de nuestro trato ?casi sistem?ticamente? a quienes nos ofenden. Nuestro Se?or vino al mundo porque los hombres ?simplificando? somos malos, pecadores (?). Su vida de infancia y de trabajo en este mundo nuestro, su predicaci?n y su Pasi?n, muerte y Resurrecci?n, han sido s?lo por amor al g?nero humano (?). Que el entusiasmo agradecido de Mateo, en su nueva vida con Cristo, nos contagie tambi?n a cada uno, y nos ayude a contemplar a Nuestro Se?or, como el amigo incondicional que nunca se desdice de su amistad, aunque no seamos merecedores de ella. Sin duda, con esa actitud nos sentiremos m?s dispuestos a evitar lo que ofende a Dios; m?s a?n, desearemos agradarle con amor en nuestro comportamiento de cada d?a? (Benedicto XVI, 30 de agosto de 2006).

Reflexi?n apost?lica:
?Misericordia quiero y no sacrificios?, esto quiere decir que el amor a Cristo debe traducirse en actos concretos en favor del pr?jimo. De nada sirve decir que seguimos a Jes?s, si no aprendemos a servir y a entregarnos a los dem?s. Para el miembro del Regnum Christi estar totalmente al servicio del Se?or es ponerse a disposici?n de los dem?s, de la Iglesia y de la sociedad.

Prop?sito:
Hoy vivir? con el lema: ?evitar lo que ofende a Dios y agradarle con amor en mi comportamiento?.

Di?logo con Cristo:
Gracias Jes?s, por esta oraci?n, en ella me has ense?ado que ser ap?stol es un estilo de vida, pues no se puede ser cristiano sin esta dimensi?n esencial. Ay?dame a recordar cada d?a que la misi?n no es para un momento del d?a ni un per?odo del a?o. Mi misi?n es darte a los dem?s en todo y siempre.

?Que cada acto, tr?tese de adoraci?n, estudio, trabajo, conversaciones? est? encaminado a agradar a Dios? (Cristo al centro, n. 2195).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 11:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios