Mi?rcoles, 20 de octubre de 2010

Evangelio:?Lc 11,15-26
En aquel tiempo, cuando Jes?s expuls? a un demonio, algunos dijeron: ?Este expulsa a los demonios con el poder de Satan?s, el pr?ncipe de los demonios?. Otros, para ponerlo a prueba, le ped?an una se?al milagrosa. Pero Jes?s, que conoc?a sus malas intenciones, les dijo: ?Todo reino dividido por luchas internas va a la ruina y se derrumba casa por casa. Si Satan?s tambi?n est? dividido contra s? mismo, ?c?mo mantendr? su reino? Ustedes dicen que Yo arrojo a los demonios con el poder de Satan?s. Entonces, ?con el poder de qui?n los arrojan los hijos de ustedes? Por eso, ellos mismos ser?n sus jueces. Pero si Yo arrojo a los demonios por el poder de Dios, eso significa que ha llegado a ustedes el Reino de Dios. Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes est?n seguros; pero si otro m?s fuerte lo asalta y lo vence, entonces le quita las armas en que confiaba y despu?s dispone de sus bienes. El que no est? conmigo, est? contra M?; y el que no recoge conmigo, desparrama. Cuando el esp?ritu inmundo sale de un hombre, anda vagando por lugares ?ridos, en busca de reposo, y al no hallarlo, dice: ?Volver? a mi casa, de donde sal?. Y al llegar, la encuentra barrida y arreglada. Entonces va por otros siete esp?ritus peores que ?l y vienen a instalarse all?, y as? la situaci?n final de aquel hombre resulta peor que la de antes?.

Oraci?n introductoria:
Se?or, T? quieres que siempre estemos unidos en este mismo cuerpo y en esta misma familia que es la Iglesia y que es el Regnum Christi. En ellos nunca nos podemos sentir solos porque formamos un solo coraz?n y una sola alma. Ay?danos a vivir en la unidad de la fe, en la comuni?n de las voluntades y en la unidad de la oraci?n.

Petici?n:
Jes?s, conc?deme la gracia de vivir con autenticidad mi fe cat?lica.

Meditaci?n:
?Pidamos esta tarde por nuestro prop?sito de cultivar la unidad, de contribuir a ella, de resistir a cualquier tentaci?n de darnos media vuelta y marcharnos. Ya que lo que podemos ofrecer a nuestro mundo es precisamente la magnitud, la amplia visi?n de nuestra fe, s?lida y abierta a la vez, consistente y din?mica, verdadera y sin embargo orientada a un conocimiento m?s profundo (?). ?Sois capaces de o?r, a trav?s de las disonancias y las divisiones del mundo, la voz acorde de la humanidad? (?) desde lo profundo de vuestro coraz?n, se alza el mismo grito humano que anhela reconocimiento, pertenencia, unidad. ?Quien puede satisfacer este deseo humano esencial de ser uno, estar inmerso en la comuni?n, de estar edificado y ser guiado a la verdad? El Esp?ritu Santo. ?ste es su papel: realizar la obra de Cristo. Enriquecidos con los dones del Esp?ritu, tendr?is la fuerza de ir m?s all? de vuestras visiones parciales, de vuestra utop?a, de la precariedad fugaz, para ofrecer la coherencia y la certeza del testimonio cristiano? (Benedicto XVI, 19 de julio de 2008).

Reflexi?n apost?lica:
El cristiano no puede vivir su fe de modo mediocre. O se es cristiano o no se es. El disc?pulo de Cristo no puede acomodarse en la tibieza. Jes?s nos llama a la radicalidad del amor, nos llama a la santidad. Nos pide todo porque a la vez, nos lo da todo. No tengamos miedo de vivir plenamente nuestra vocaci?n de bautizados y de testimoniar a Cristo con autenticidad en nuestro entorno.

Prop?sito:
Escuchar y seguir las inspiraciones del Esp?ritu Santo en mi conciencia.

Di?logo con Cristo:
T? me ense?as en el Evangelio que en la vida o se es o no se es cristiano, o se lleva un mensaje o no se tiene. No permitas que viva mi cristianismo rutinariamente, dame sinceridad de vida y la gracia de ser siempre fiel a mi conciencia.

?El Movimiento aspira a ser una familia unida dentro de la gran familia de la Iglesia? (Cristo al centro, n. 1845).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 11:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios