Lunes, 25 de octubre de 2010

Evangelio:?Lc 13,10-17
Un s?bado, estaba Jes?s ense?ando en una sinagoga. Hab?a ah? una mujer que llevaba dieciocho a?os enferma por causa de un esp?ritu malo. Estaba encorvada y no pod?a enderezarse. Al verla, Jes?s la llam? y le dijo: ?Mujer, quedas libre de tu enfermedad?. Le impuso las manos y, al instante, la mujer se enderez? y empez? a alabar a Dios. Pero el jefe de la sinagoga, indignado de que Jes?s hubiera hecho una curaci?n en s?bado, le dijo a la gente: ?Hay seis d?as de la semana en que se puede trabajar; vengan, pues, durante esos d?as a que los curen y no el s?bado?. Entonces el Se?or dijo: ??Hip?critas! ?Acaso no desata cada uno de ustedes su buey o su burro del pesebre para llevarlo a abrevar, aunque sea s?bado? Y a esta hija de Abraham, a la que Satan?s tuvo atada durante dieciocho a?os, ?no era bueno desatarla de esa atadura, aun en d?a de s?bado??. Cuando Jes?s dijo esto, sus enemigos quedaron en verg?enza; en cambio, la gente se alegraba de todas las maravillas que ?l hac?a.

Oraci?n introductoria:
Se?or, ay?dame a aceptar tus palabras y a tener en ti una fe y una confianza completa. ?Qui?n podr?a no poner en ti todas sus esperanzas? ?Y qui?n podr? no amarte contemplando todos los tesoros de bondad y de ternura que has derramado en nosotros?

Petici?n:
Se?or, ay?dame a formarme en la sinceridad de vida de manera que tu pureza se refleje en mi pobre alma.

Meditaci?n:
?Una advertencia que conserva tambi?n para nosotros su validez saludable: a los gestos exteriores debe corresponder siempre la sinceridad del alma y la coherencia de las obras. En efecto, ?de qu? sirve -se pregunta el autor inspirado- rasgarse las vestiduras, si el coraz?n sigue lejos del Se?or, es decir, del bien y de la justicia? Lo que cuenta, en realidad, es volver a Dios, con un coraz?n sinceramente arrepentido, para obtener su misericordia. Un coraz?n nuevo y un esp?ritu nuevo es lo que pedimos en el Salmo penitencial por excelencia, el Miserere, (?) ?Misericordia, Se?or: hemos pecado?. El verdadero creyente, consciente de que es pecador, aspira con todo su ser -esp?ritu, alma y cuerpo- al perd?n divino, como a una nueva creaci?n, capaz de devolverle la alegr?a y la esperanza (?). La concreci?n del amor constituye uno de los elementos esenciales de la vida de los cristianos, a los que Jes?s estimula a ser luz del mundo, para que los hombres, al ver sus ?buenas obras?, glorifiquen a Dios (?). El verdadero amor se traduce en gestos que no excluyen a nadie? (Benedicto XVI, 1 de marzo de 2006).

Reflexi?n apost?lica:
Dios nos da cada d?a como una oportunidad para amar, para servir, para hacer el bien. El texto de san Lucas nos ense?a igualmente que la aut?ntica religiosidad va siempre unida a la caridad. El amor al pr?jimo es un mandamiento semejante al del amor a Dios. ?l no s?lo quiere nuestra alabanza, sino tambi?n el respeto por nuestro pr?jimo. Que todas nuestras obras en el Regnum Christi vayan encaminadas a hacer siempre el mayor bien a los dem?s.

Prop?sito:
Dedicarme el d?a de hoy a hacer el bien a todas las personas con las que me encuentre.

Di?logo con Cristo:
Jes?s, dame un esp?ritu sobrenatural, un coraz?n capaz de superar simpat?as o antipat?as, un alma generosa que sepa perdonar siempre. Conc?deme tratar a todas las personas con respeto, como a hijos tuyos, independientemente de mis sentimientos o criterios personales.

?La corona de la fidelidad es la constancia en la coherencia? (Cristo al centro, n. 1064).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 10:46
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios