Lunes, 25 de octubre de 2010



?QU? ESPERA LA PASTORAL OBRERA DE LA IGLESIA? ?QU? ESPERA LA IGLESIA DE LA PASTORAL OBRERA? Conferencia (27 de enero de 2007)

?

LA IGLESIA EN EL MUNDO DEL TRABAJO

UNA PASTORAL IMPRESCINDIBLE

?

Conferencia de Mons. Carlos Amigo Vallejo, Cardenal Arzobispo de Sevilla

Jornadas de Pastoral Obrera. M?laga, enero de 2007

?

?

?Qu? espera la Iglesia de pastoral obrera? ?Qu? espera pastoral obrera de la Iglesia? No s? si el presentar estos interrogantes puede delatarnos un poco y dejarnos en evidencia ante esos reproches que provienen del estar mir?ndonos excesivamente unos a otros, al mismo tiempo que olvidamos nuestra com?n misi?n que es la de evangelizar el mundo del trabajo.

?

La misi?n de la Iglesia es la de ofrecer el ejemplo y la doctrina de Jesucristo. Pastoral obrera quiere hacer presente el evangelio en medio del amplio y complejo espacio que conocemos como el mundo obrero, el mundo del trabajo. Si la Iglesia ofrece el evangelio; pastoral obrera promueve las distintas acciones pastorales para llevarlo al mundo del trabajo. Ni pastoral obrera puede olvidar, en momento alguno, que es y forma parte de la Iglesia, ni la Iglesia ser indiferente a la evangelizaci? n del mundo del trabajo.

?

La pastoral obrera es responsabilidad de toda la Iglesia, aunque haya un grupo de personas especialmente comprometidas en esta pastoral dirigida a un sector particular. Si queremos evangelizar, no podemos recluirnos dentro de nuestro propio espacio intraeclesial, sino que hemos de salir a la calle y buscar a las personas y hablarles de Cristo y de c?mo se vive, en este caso en el mundo del trabajo, el programa de las bienaventuranzas evang?licas, que son la m?s genuina proclamaci?n de la dignidad de la persona, de la justicia, del apoyo fraterno, de la paz...

?

Vamos pues a ponernos lo m?s cerca posible de ese hombre, de esa mujer, que vive una realidad y situaci?n concreta, con las agresiones y posibles esperanzas que puede encontrar en un sector tan vasto e importante como es el del mundo laboral y todo cuanto le rodea.

?

Para ello, iremos viendo una serie de propuestas que consideramos adecuadas para responder, a la luz del evangelio y del magisterio de la Iglesia, a algunas cuestiones de actualidad relacionadas con el mundo del trabajo y sacar unas consecuencias que nos ayuden a establecer las l?neas de acci?n pastoral que necesitamos. Siempre, naturalmente, de la mano de la doctrina social de la Iglesia.

?

1. Una pastoral de la Iglesia y desde la Iglesia para una sociedad laboral globalizada

?

Benedicto XVI, en su primer mensaje a los cardenales dijo: tenemos una Iglesia m?s valiente, m?s libre, m?s joven. Una Iglesia que mira con serenidad al pasado y no tiene miedo del futuro (20-4-05). Pocos d?as despu?s, en la homil?a de inicio de su pontificado, el nuevo papa anunciar?a que su programa de gobierno no era seguir sus propias ideas, "sino ponerme, junto con toda la Iglesia, a la escucha de la palabra y de la voluntad del Se?or y dejarme conducir por ?l, de tal modo que sea ?l mismo quien conduzca a la Iglesia en esta hora de nuestra historia" (24-4-05).

?

Una Iglesia que no puede claudicar de su fe ante un mundo que parece exigir el tener que adaptarse obligatoriamente a unas estructuras y a unas categor?as de pensamiento extra?as a la misma dignidad de la persona. La Iglesia est? en el mundo para evangelizar y, por eso mismo, debe conocer y sentir como propios los problemas, las angustias y las aspiraciones individuales y sociales de los hombres. Pero, el Evangelio no se recicla, sino que se vive fielmente y as? se ofrece al mundo.

?

Benedicto XVI busca lo esencial y una identidad bien definida de todo lo cristiano, tan lejos de cualquier atisbo de fundamentalismo como de una absurda relativizaci? n nihilista. "Deus caritas est", Dios es amor. Esto es lo fundamental e imprescindible. Si en alguna de sus primeras intervenciones, el nuevo Papa hablaba del peligro del relativismo, como carcoma del conocimiento e inseguridad permanente para la conducta, en la primera enc?clica ten?a que quedar bien claro que la opci?n fundamental "no comienza por una decisi?n ?tica o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientaci?n decisiva" (DCE 1).

?

La Iglesia no existe para adaptarse al mundo, sino para evangelizar el mundo. Esto no quiere decir que tengamos que vivir ausentes de la realidad en la que vivimos, sino de aceptar esa situaci?n, no para claudicar y sucumbir ante ella sino para evangelizar y liberarla de cuanto sea mal e injusticia. Hoy, como ayer, la tarea de la Iglesia es anunciar a Jesucristo en obras y con palabras. La Iglesia no est? encerrada en s? misma ni vive para s? misma. La Iglesia no est? ni envejecida ni inmovilizada, sino deseando abrir las fronteras y derribar las barreras entre las clases y las razas. No puede haber ni olvidados ni despreciados. En la Iglesia hay s?lo hermanos y hermanas de Jesucristo libres (Homil?a de Pentecost?s 15-5-05).

?

La Iglesia es una familia, una casa donde nadie se siente extranjero. Es cat?lica, est? formado por hombres y mujeres de todas las razas, de todos los pueblos. Todo esto es muy importante y a tener muy en cuenta en unos momentos de empe?os globalizadores, por una parte, y de nacionalismos e ideolog?as excluyentes, por otra. La Iglesia es universal, cat?lica, lo cual "no solo expresa una dimensi?n horizontal, la reuni?n de muchas personas en la unidad tambi?n entra?a una dimensi?n vertical: s?lo dirigiendo nuestra mirada a Dios, s?lo abri?ndonos a ?l, podemos llegar a ser realmente uno. (...) Catolicidad significa universalidad, multiplicidad que se transforma en unidad; unidad que, a pesar de todo, sigue siendo multiplicidad" (Homil?a en la solemnidad de san Pedro y san Pablo 29-6-05)

?

Ante los efectos de la globalizaci?n, que hace el mundo del trabajo m?s diferenciado y plural, es necesario reafirmar el sentido cat?lico, universal de nuestra acci?n pastoral, as? como la tutela y defensa de los derechos de los trabajadores, sea cual fuere su procedencia o su situaci?n cultural y religiosa.

?

Habr? que prestar un especial inter?s al impacto de la globalizaci?n en la seguridad y precariedad del empleo, a la fusi?n de las empresas, a la movilidad laboral, a los inmigrantes, a los trabajos temporales, al traslado de plantillas.. . Pero, sobre todo, a la globalizaci?n de la solidaridad ante el aumento de las desigualdades.

?

De una manera m?s concreta, los objetivos que persigue en su acci?n evangelizadora la pastoral del mundo del trabajo son estos:

?

Llevar la presencia de Cristo al mundo del trabajo con un testimonio incuestionablemente evangelizador, poniendo el Evangelio, como levadura eficaz de transformaci? n, en la realidad laborar. Lo cual supone encarnarse en el mundo del trabajo. Asumir como propias las aspiraciones, dificultades y el reconocimiento de los derechos y las obligaciones que corresponden a los trabajadores.

?

Ayudar a despertar la conciencia social en la comunidad cristiana, a trav?s de la formaci?n continua y de la presencia de agentes de esta pastoral. Promover la justicia social y la solidaridad. Impulsar una participaci?n activa en instituciones pol?ticas y sociales, sindicales y culturales.

?

Acercar la Iglesia al mundo del trabajo y ?ste a la Iglesia. Esta pastoral es obra de la Iglesia, y toda ella tiene que sentirse implicada en esta acci?n evangelizadora, en la que puede realizarse de una manera especialmente significativa, el testimonio cre?ble de una Iglesia cercana al mundo del trabajo (Cf. Asamblea diocesana de laicos, p 135).


Publicado por mario.web @ 12:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios