Jueves, 28 de octubre de 2010

En alguna parte oi la siguiente charla entre un eminente cristiano y uno de esos jovenes indecisos y preguntones que abundan por estos rumbos.

?

?Digame, padre, ? pregunto el joven

? ?es malo el cigarrillo?

?

? ?Es usted creyente?

?

? Yo si; pero todavia fumo cigarrillo.

?Oiga esta historia ? respondi? el sacerdote?: En la Segunda Guerra Mundial, un aviador salio de su base a fin de atacar en determinado sitio. Ya lejos de la tierra, noto que una rata roia las cuerdas del paracaidas.

?

El aviador en vez de volver a tierra, conocedor como era de la poca resistencia de las ratas a las alturas, elevo su aparato, hasta que las ratas murio a consecuencia de la elevacion. Asi pasa con nosotros, amigo mio. Si las ratas del vicio estan cortando los hilos de nuestra comunion con Dios, esto implica que volamos bajo, muy bajo, tan bajo que el ambiente es propicio para las actividades del vicio.

?

Pero si volamos a considerable altura, como cosa muy natural, la rata de los vicios dejaran de perjudicarnos porque estallaran a causa de la altura.

?

Amigo lector, si usted todavia es victima del vicio, elevese, elevese, hasta que sus vicios pierdan todo su poder.


Publicado por mario.web @ 9:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios