Viernes, 29 de octubre de 2010

Evangelio:?Lc 13,18-21
En aquel tiempo, Jes?s dijo: ??A qu? se parece el Reino de Dios? ?Con qu? podr? compararlo? Se parece a la semilla de mostaza que un hombre sembr? en su huerta; creci? y se convirti? en un arbusto grande y los p?jaros anidaron en sus ramas?. Y dijo de nuevo: ??Con qu? podr? comparar al Reino de Dios? Con la levadura que una mujer mezcla con tres medidas de harina y que hace fermentar toda la masa?.

Oraci?n introductoria:
Quiero comenzar mi oraci?n haciendo un acto de humildad profunda. Soy un pecador. Necesito tanto de tu misericordia y de tu perd?n. No soy ni siquiera digno de ponerme en tu presencia, pero con la confianza que me da tu amor vengo a hablar contigo.

Petici?n:
Se?or, dame la gracia de luchar el d?a de hoy por avanzar en mi santidad.

Meditaci?n:
?Se ha de tener siempre muy presente que la primera forma de evangelizaci?n es el testimonio de la propia vida (cf. Lumen gentium, 35). La santidad de vida es un don precioso que pod?is ofrecer a vuestras comunidades en el camino de la verdadera renovaci?n de la Iglesia. Hoy m?s que nunca la santidad es una exigencia de perenne actualidad, ya que el hombre de nuestro tiempo siente necesidad urgente del testimonio claro y atrayente de una vida coherente y ejemplar (?). El anuncio del Evangelio concierne a todos en la Iglesia; tambi?n a los fieles laicos, destinados a esta misi?n gracias al bautismo y la confirmaci?n (cf. Lumen gentium, 33) (?). Cu?ntos beneficios cabe esperar, tambi?n para la sociedad civil, del resurgir de un laicado maduro, que busque la santidad en sus quehaceres temporales, en plena comuni?n con sus Pastores, y firme en su vocaci?n apost?lica de ser fermento evang?lico en el mundo? (Benedicto XVI, 2 de abril de 2009).

Reflexi?n apost?lica:
La espiritualidad del Regnum Christi busca ayudarnos a vivir en plenitud nuestro bautismo en el mundo de hoy. Debemos trabajar con el dinamismo de la levadura, porque nuestra vocaci?n es una vocaci?n al apostolado y a la santidad.

Prop?sito:
Mostrar a los dem?s mi fe cat?lica, con mis palabras y comportamientos.

Di?logo con Cristo:
Se?or, Conc?deme ser como la levadura en mi apostolado: discreto, sencillo, pero capaz de llenarlo todo de tu presencia y de tu Evangelio.

?El Movimiento est? destinado a hacer que la llama viva de la fe y del amor a Cristo prenda en muchos corazones y que, como la levadura del Evangelio, vaya creciendo por s? misma en el coraz?n de los hombres? (Cristo al centro, n. 1844).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 9:48
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios