Viernes, 29 de octubre de 2010

Evangelio:?Lc 6,12-19
Por aquellos d?as, Jes?s se retir? al monte a orar y se pas? la noche en oraci?n con Dios. Cuando se hizo de d?a, llam? a los disc?pulos, eligi? a doce de entre ellos y les dio el nombre de ap?stoles. Eran Sim?n, a quien llam? Pedro, y su hermano Andr?s; Felipe y Bartolom?; Mateo y Tom?s; Santiago, el hijo de Alfeo, y Sim?n, llamado el Fan?tico; Judas, el hijo de Santiago, y Judas Iscariote, que fue el traidor. Al bajar del monte con sus disc?pulos y sus ap?stoles, se detuvo en un llano. All? se encontraba mucha gente, que hab?a venido tanto de Judea y Jerusal?n, como de la costa de Tiro y de Sid?n. Hab?an venido a o?rlo y a que los curara de sus enfermedades; y los que eran atormentados por esp?ritus inmundos quedaban curados. Toda la gente procuraba tocarlo, porque sal?a de ?l una fuerza que sanaba a todos.

Oraci?n introductoria:
Se?or, as? como T? te retiraste al monte orar y pasaste la noche en oraci?n, quiero yo tambi?n retirarme al monte de mi alma para escuchar tu voz, para pasar estos minutos sumido en completo di?logo contigo. En el silencio de mi coraz?n quiero escuchar tu voz que me llama por mi nombre y me escoge para trabajar por tu Reino. Y al salir de esta oraci?n, quiero dedicarme a imitarte en la entrega a los dem?s. Conc?deme esto que te pido, Se?or.

Petici?n:
Jes?s, dame la generosidad para comprometer mi vida a trabajar por ti.

Meditaci?n:
?En el colegio de los Ap?stoles no s?lo estaba Judas, sino tambi?n los Ap?stoles buenos. A pesar de eso, Pedro cay?. El Se?or reprocha muchas veces la lentitud, la cerraz?n del coraz?n de los Ap?stoles, la poca fe que ten?an. Por tanto, eso nos demuestra que ninguno de nosotros est? plenamente a la altura de este gran ?s?, (?) de vivir coherentemente en este contexto (?). Para nuestro consuelo, el Se?or nos dio tambi?n las par?bolas de la red con peces buenos y malos, del campo donde crece el trigo pero tambi?n la ciza?a. Nos explica que vino precisamente para ayudarnos en nuestra debilidad; que no vino, como dice, para llamar a los justos, a los que se creen ya plenamente justos, a los que creen que no necesitan la gracia, a los que oran alab?ndose a s? mismos, sino que vino a llamar a los que se saben d?biles, a los que son conscientes de que cada d?a necesitan el perd?n del Se?or, su gracia, para seguir adelante? (Benedicto XVI, 17 de febrero de 2007).

Reflexi?n apost?lica:
La acci?n de todos los cat?licos es necesaria en la Iglesia, sin ella, el apostolado de los pastores se quedar?a a medio camino y muchas personas no llegar?an a encontrarse con Jesucristo. Si todos los cristianos busc?ramos la santidad en nuestras tareas temporales y nos comprometi?ramos para trabajar con generosidad en donde la Iglesia nos necesita, realmente ser?amos un gran fermento evang?lico en el mundo y en la sociedad.

Prop?sito:
Acudir al sacramento de la Confesi?n al menos una vez al mes.

Di?logo con Cristo:
Jes?s, haz que sienta la urgencia de la misi?n, de anunciar tu Persona y tu amor, pues nada hay m?s hermoso que comunicarte a los otros. Conc?deme ser un miembro vivo de tu Iglesia, aut?ntico disc?pulo y misionero tuyo en todas las cosas.

?Conv?ncete de que t? puedes, con la ayuda de Dios, salir adelante; m?s a?n, conv?ncete, sin m?s, de que debes salir adelante por tu bien, por tu vocaci?n de ap?stol, por tu fe? (Cristo al centro, n. 1770).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 9:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios