S?bado, 13 de noviembre de 2010

El Monte Carmelo de Israel fue desde tiempos inmemoriales un sitio de peregrinaci?n. En el siglo XIII, uno de los monjes carmelitas, San Sim?n Stock, recibe de manos de la mism?sima Virgen Mar?a el escapulario, el s?mbolo de dicha congregaci?n.

Nuestra Se?ora del Carmen es una de las advocaciones de Mar?a mas extendidas en el mundo. Es patrona de diferentes pa?ses, entre ellos Chile e Israel y de cientos de ciudades. Tambi?n es patrona de los pescadores y navegantes, y de la Marina.





Desde que los antiguos ermita?os se establecieron en el Monte Carmelo, los Carmelitas han sido conocidos por su profunda devoci?n a la Sant?sima Virgen. Ellos interpretaron la nube de la visi?n de El?as (1 Reyes 18, 44) como un s?mbolo de la Virgen Mar?a Inmaculada. Ya en el siglo XIII, cinco siglos antes de la proclamaci?n del dogma, el misal Carmelita conten?a una Misa para la Inmaculada Concepci?n.

A mediados del siglo XII, un grupo de devotos de Tierra Santa procedentes de Occidente -algunos creen que ven?an de Italia-, decidieron instalarse en el mismo valle que sus antecesores y escogieron como patrona a la Virgen Mar?a. All? construyeron la primera iglesia dedicada a Santa Mar?a del Monte Carmelo.

Desde su monasterio, en el principio, no quisieron crear una nueva forma de culto mariano, ni tampoco, el t?tulo de la advocaci?n, no respond?an a una imagen en especial. Quisieron vivir bajo los aspectos marianos que sal?an reflejados en los textos evang?licos: maternidad divina, virginidad, inmaculada concepci?n y anunciaci?n. Estos devotos que decidieron vivir en comunidad bajo la oraci?n y la pobreza, fueron la cuna de la Orden de los Carmelitas, y su devoci?n a la Virgen permiti? que naciera una nueva advocaci?n: Nuestra Se?ora del Carmen.

La fiesta de Nuestra Se?ora del Carmen es el 16 de julio, ya que seg?n la tradici?n, fue el 16 de julio de 1251 la fecha del regalo del escapulario por parte de la Virgen a San Sim?n Stock.


EL MONTE CARMELO Y EL ANTIGUO TESTAMENTO

Carmen viene de Carmelo, un monte situado en la poblaci?n mar?tima de Haifa en el norte de Israel, en la zona de Galilea. Precisamente, Karmel (Carmen) significa en hebreo "jard?n" y en lat?n "poes?a?.

La memoria de El?as se guard? siempre viva de modo particular en el Monte Carmelo, donde se eligi? seguir al Dios de Israel. Seg?n el relato, Primer libro de los Reyes, cap?tulo 18, el sacrificio de El?as, consumado por el fuego que descendi? del cielo, mostr? al pueblo que Yahv? era el verdadero Dios.

All? se nos dice que las gentes de aquellas tierras de Haifa adoraban en su amplia mayor?a al dios pagano Baal. El profeta El?as, que predicaba los mensajes del Se?or, sin recibir demasiadas respuestas de los habitantes, les propuso que organizaran conjuntamente un sacrificio a la ladera del Monte Carmelo, cada uno rogando a su respectivo Dios, para invocar la lluvia, ya que hab?an estado 3 a?os de sequ?a. En primer lugar lo hicieron los partidarios de Baal, sacrificando un novillo en medio de oraciones, pero no obtuvieron respuesta. Inmediatamente El?as y sus peque?os seguidores cogieron otro novillo y al cabo de pocos instantes cay? fuego sobre el altar y sonaron grandes truenos. El?as invit? a uno de sus seguidores para que subiera a la cima de la monta?a y desde all? ?ste le dijo: "Una nube peque?a como la palma de la mano de un hombre sube del mar"

De pronto, el cielo se oscureci? con nubes y viento, y cay? una lluvia abundante. Cabe decir que algunos religiosos carmelitas y escritores del siglo XIV vieron en la mencionada nubecilla la presencia de la Virgen. Faltaban unos 900 a?os para que Mar?a naciera.

El?as estuvo disponible para la obra de Dios y enviado a proclamar su palabra. Emprendi? un largo viaje por el desierto, un viaje que lo dej? ex?nime. Se cobij? bajo un ?rbol y pidi? la muerte. Pero Dios no permiti? su muerte, sino que lo impuls? a continuar su viaje hasta el monte Horeb. Cuando lleg?, Dios se mostr? a El?as, no en los consabidos signos del antiguo testamento: fuego, terremoto o del fuerte viento, sino en una ligera brisa. El?as fue enviado nuevamente a su pueblo para continuar cumpliendo la voluntad de Dios.


LA ORDEN CARMELITA

La fecha de fundaci?n de la Orden de Nuestra Se?ora del Monte Carmelo ha sido objeto de discusi?n desde el S.XIV hasta hoy, la Orden reivindica como sus fundadores a los profetas El?as y El?seo, sin embargo los modernos historiadores, empezando Baronius, niegan su existencia antes de la segunda mitad del XII.

Durante la ?poca del Profeta Samuel exist?a en Tierra Santa una organizaci?n conocida como los Hijos de los Profetas, que en muchos aspectos se asemejaba a un instituto religioso de tiempos posteriores. Viv?an en comunidad y aunque no pertenec?an a la tribu de Lev?, se dedicaban al servicio de Dios; profesaban especial obediencia a los superiores, los m?s famosos de los cuales fueron El?as y su sucesor El?seo, ambos relacionados con el Monte Carmelo, el primero con sus disputas con los sacerdotes de Baal, el segundo por su prolongada residencia en la monta?a santa. Con la ca?da del Reino de Israel, los Hijos de los Profetas desaparecieron de la historia.

En el siglo III o IV de la Era Cristiana el Carmelo era un lugar de peregrinaci?n, como lo demuestran numerosas inscripciones en Griego en los muros de la Escuela de los Profetas: ?Recuerda a Juliano, ?recuerda a Germ?nico?, etc., Algunos de los Padres, especialmente Juan Cris?stomo, Basilio, Gregorio Nacianceno y Jer?nimo, siguieron a El?as y El?seo como modelos de perfecci?n religiosa y patronos de eremitas y monjes.

El monje griego John Pocas, que visit? Tierra Santa en 1185 relata que encontr? en el Carmelo, un Calabrian (es decir un occidental) monje quien en un momento con la fuerza de una aparici?n del Profeta El?as, hab?a congregado en torno a ?l a 10 eremitas con los que hab?a iniciado vida religiosa en un peque?o monasterio cerca de la gruta del profeta.

Se puede demostrar que hasta 1210 no se hab?a fundado ninguna comunidad excepto una cerca de Antioquia, que estaba sujeta al patriarca de la ciudad. Despu?s de este dato nuevas comunidades aparecieron en San Juan de Arce, Tiro, Tr?poli, Jerusal?n, en el Quarantena, en alg?n lugar de Galilea (monasterium Valini) y en otras localidades que son desconocidas, en total hasta 15. Algunas fueron destruidas tan pronto como fueron levantadas y algunos hermanos fueron asesinados por los sarracenos.

Algunas veces los eremitas fueron sacados del Carmelo, pero siempre volv?an; incluso edificaron un nuevo monasterio en 1263, en conformidad con la regla revisada y una aceptable gran iglesia, a?n visible hac?a el final del S.XV. Sin embargo la situaci?n de los cristianos hab?a llegado a ser tan precaria que la emigraci?n se hizo obligatoria. As?, colonias de ermita?os se asentaron en Chipre, Sicilis, Marsella y Valenciennes (1238).

Algunos hermanos de nacionalidad inglesa acompa?aron al Baron de Vescy y Grey en su viaje de retorno de la expedici?n de Ricardo, Eral de Cornwall (1241) y fundaron en Hulne cerca de Alnwick en Northumberland, Bradmer (Norfolk), Aylesford y Newenden (Kent). San Luis, Rey de Francia, visit? el Monte Carmelo en 1254 y trajo seis eremitas franceses a Chareenton cerca de Par?s en donde les dio un convento. El Monte Carmelo fue tomado por los sarracenos en 1291, los hermanos, mientras cantaban la Salve Regina fueron degollados y el convento quemado.

Con la llegada de los Carmelitas a Europa, comienza un nuevo per?odo en la historia de la Orden. Poco m?s que los simples nombres de los superiores del primer per?odo han llegado a nosotros. San Bertoldo, San Brocardo, San Cirilo, Bertoldo (o Bartolomeo) y Alan (1155-1247) En el primer cap?tulo celebrado en Aylesfrod fue elegido general San Sim?n Stock (1247-65).

La Orden Carmelitana tal como estaba, solamente fue aprobada en el II concilio de Ly?n (1274), pero San Sim?n obtuvo de Inocencio IV la aprobaci?n provisional con ciertas modificaciones de la regla (1247).?De ahora en adelante no se fundar?a en desiertos, sino que se har?a en ciudades o en suburbios de las ciudades; la vida solitaria ceder?a su lugar a la comunitaria; la comida se celebrar?a en comunidad; la abstinencia aunque no se dispensase, ser?a restringida; el silencio estaba restringido al tiempo entre Completas y Prima del d?a siguiente; asnos y mulos podr?an ser utilizados para viajar y transportar los productos y aves de corral para las necesidades de la cocina. As? la orden dej? de ser ermita?a y lleg? a ser una de las ?rdenes mendicantes. Su primer nombre , Fratres eremitae de Monte Carmeli y despu?s de edificar una capilla en el Carmelo en honor de Nuestra Se?ora (1220), se pas? de Eremitas de Santa Maria del Monte Carmelo a Fratres Ordinis Beatissimae Virginis Mariae de Monte Carmeli.

La aprobaci?n de la Orden en el segundo concilio de Ly?n asegur? su permanencia entre las ?rdenes mendicantes; sancion? el ejercicio de la vida activa y apartado todos los obst?culos para su desarrollo, desde entonces se produjo con avances y retrocesos.

En el mismo siglo XIII, uno de los monjes carmelitas, San Sim?n Stock, recibe de manos de la mism?sima Virgen Mar?a el escapulario, el s?mbolo de dicha congregaci?n. Es a partir de entonces cuando nace la imagen de la advocaci?n de Nuestra Se?ora del Carmen: el Ni?o y la Madre aguantando el escapulario, la figura t?pica de dicha devoci?n mariana.

En los a?os 1434-1435, la regla sufri? una serie de cambios que fueron aprobados por el Papa Eugenio IV y que no gustaron a ciertos sectores de la orden. Para ellos, la nueva regla suavizaba la observancia m?s antigua y forz? a que en el siglo XV, Juan Sorteh (1451-1471) empezara a movilizar un nuevo movimiento que llevar?a en 1593 a la ruptura de la orden carmelitana en dos bandos.

De esta manera llegamos al siglo XVI, en esta ?poca nos encontramos con Teresa de Jes?s (1515-1582) y Juan de la Cruz (1542-1591), reformadores de la Orden.?Teresa de Jes?s era una monja de un monasterio de la ciudad de ?vila (Espa?a) llamado La Encarnaci?n. Dios le inspir? el deseo de cumplir plenamente con la Regla de la Orden del Carmen, de esa manera fund? el convento de San Jos? en la misma ciudad, el 24 de agosto de 1562, Sin embargo no quiso que esta reforma sea tan solo para las monjas, sino que tambi?n de ella participen los padres del Carmen, de esta manera se puso a buscar frailes que quisieran embarcarse en esta aventura.

Cuando la madre Teresa fundaba su segundo monasterio en Medina del Campo, se encuentra con fray Juan de Santo Mat?a (luego de la Cruz) y lo gana para la reforma. As? el 28 de noviembre de 1568 se inaugur? el primer convento de los frailes en un pueblito llamado Duruelo, recibiendo el nombre de Descalzos.

Es as? como surgi? la Reforma del Carmen, con el correr de los a?os, esta Reforma se independiz? de la Orden del Carmen y tom? el nombre de Hermanos Descalzos de la Bienaventurada Virgen Mar?a del Monte Carmelo (nombre que ostenta en la actualidad). Se inici? un periodo de la expansi?n de la nueva Reforma continuada en los siglos venideros.

De entre muchas monjas que formaron parte de las carmelitas descalzas cabe se?alar a Santa Teresa del Ni?o Jes?s, tambi?n conocida como Teresa de Lisieux (1873-1897) a Santa Edith Stein (1891-1942) a Santa Teresa de Los Andes (1900 ? 1920).

Hay un gran repertorio en todo el mundo de grupos religiosos que siguen el esp?ritu carmelitano que realizan diferentes servicios en los pa?ses y pueblos donde residen, casi todo ellos dedicados a la educaci?n, a los enfermos y a los marginados. Todas estas ?rdenes fueron fundadas por monjas, sacerdotes o religiosos.


ESTRELLA DE MAR

La Virgen Inmaculada, Estrella del Mar, es la Virgen del Carmen, es decir a la que desde tiempos remotos se venera en el Carmelo. Ella acompa?? a los Carmelitas a medida que la orden se propag? por el mundo. A los Carmelitas se les conoce por su devoci?n a la Madre de Dios, ya que en ella ven el cumplimiento del ideal de El?as. Incluso se le llam?: "Los hermanos de Nuestra Se?ora del Monte Carmelo". En su profesi?n religiosa se consagraban a Dios y a Mar?a, y tomaban el h?bito en honor ella, como un recordatorio de que sus vidas le pertenec?an a ella, y por ella, a Cristo.

En la Edad Media se cre?a que Mar?a significaba "estrella del mar", en lat?n "stella maris". Desde aquella ?poca, muchos carmelitas han aclamado a Mar?a como la "Flor del Carmelo" y la "Estrella del Mar". Lo hizo el mismo Sim?n Stock con esta plegaria que se le atribuye: "Flor del Carmelo Vi?a florida, esplendor del cielo, Virgen fecunda, singular. ?Oh Madre tierna, intacta de hombre, a todos tus hijos proteja tu nombre, Estrella del Mar!.

Los marineros, antes de la edad de la electr?nica, depend?an de las estrellas para marcar su rumbo en el inmenso oc?ano. De aqu? la analog?a con La Virgen Mar?a quien como, estrella del mar, nos gu?a por las aguas dif?ciles de la vida hacia el puerto seguro que es Cristo.

Por la invasi?n de los sarracenos, los Carmelitas se vieron obligados a abandonar el Monte Carmelo. Una antigua tradici?n nos dice que antes de partir se les apareci? la Virgen mientras cantaban el Salve Regina y ella prometi? ser para ellos su Estrella del Mar. Por ese bello nombre conoc?an tambi?n a la Virgen porque el Monte Carmelo se alza como una estrella junto al mar.

Pero ... ?de donde viene el patronazgo de la Virgen del Carmen hacia los marineros?. En el siglo XVIII, cuando ya era muy popular la fiesta de la Virgen del Carmen en Espa?a, el almirante mallorqu?n Antonio Barcel? Pont de la Terra, nacido en 1716 y fallecido en 1797, impuls? su celebraci?n entre la mariner?a que ?l dirig?a. Fue a partir de entonces cuando la marina espa?ola fue sustituyendo el patrocinio de San Telmo por el de la Virgen del Carmen. En muchas localidades espa?olas se celebran grandes procesiones mar?timas que son un aut?ntico ?xito. En el obispado de Girona cabe remarcar las de: l'Escala, Roses, Llan??, Arenys de Mar y Palam?s.

La devoci?n a la Virgen del Carmen se propag? particularmente en los lugares donde los carmelitas se establecieron.


PALABRAS DE BENEDICTO XVI, 15-VII-06

?El Carmelo, alto promontorio que se yergue en la costa oriental del Mar Mediterr?neo, a la altura de Galilea, tiene en sus faldas numerosas grutas naturales, predilectas de los eremitas. El m?s c?lebre de estos hombres de Dios fue el gran profeta El?as, quien en el siglo IX antes de Cristo defendi? valientemente de la contaminaci?n de los cultos idol?tricos la pureza de la fe en el Dios ?nico y verdadero. Inspir?ndose en la figura de El?as, surgi? al Orden contemplativa de los ?Carmelitas?, familia religiosa que cuenta entre sus miembros con grandes santos, como Teresa de ?vila, Juan de la Cruz, Teresa del Ni?o Jes?s y Teresa Benedicta de la Cruz (en el siglo, Edith Stein).

Los Carmelitas han difundido en el pueblo cristiano la devoci?n a la Sant?sima Virgen del Monte Carmelo, se?al?ndola como modelo de oraci?n, de contemplaci?n y de dedicaci?n a Dios. Mar?a, en efecto, antes y de modo insuperable, crey? y experiment? que Jes?s, Verbo encarnado, es el culmen, la cumbre del encuentro del hombre con Dios. Acogiendo plenamente la Palabra, ?lleg? felizmente a la santa monta?a?, y vive para siempre, en alma y cuerpo, con el Se?or.

A la Reina del Monte Carmelo deseo hoy confiar todas las comunidades de vida contemplativa esparcidas por el mundo, de manera especial las de la Orden Carmelitana, entre las que recuerdo el monasterio de Quart, no muy lejano de aqu? [Valle de Aosta].

Que Mar?a ayude a cada cristiano a encontrar a Dios en el silencio de la oraci?n.?


Publicado por mario.web @ 9:40
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios