Domingo, 14 de noviembre de 2010


OBJETIVO: Hacer conciencia de la necesidad de mantener una relaci?n personal con Dios a trav?s de la oraci?n y proponer un momento para que el grupo ejercite los elementos pr?cticos que les ayuden a iniciar esta relaci?n personal.

Se inicia la sesi?n con las siguientes preguntas, para recuperar la experiencia de oraci?n de cada persona, tratando de problematizar entorno a las impresiones negativas que pueden tener( por ejemplo, los hac?an rezar a fuerzas, se aburr?an, no sent?an estar en comunicaci?n verdadera con Dios, les quitaba tiempo para otras cosas, etc.) los obst?culos que tenemos para orar, y las cosas que los han impulsado a buscar la oraci?n alguna vez en su vida:

1.- ?has o?do hablar de la oraci?n? ?De qu? experiencias en torno a la oraci?n te acuerdas?

2.- ?Has hecho oraci?n alguna vez por tu propia iniciativa? ?Qu? fue lo que te motiv? a buscar hacerla?

3.- ?Qu? cosas nos impiden en este tiempo de nuestra vida hacer una oraci?n m?s constante?

La Oraci?n es un di?logo ?ntimo con Dios que nos ama. En todos los di?logos son dos personas las que se comunican. Al hablar con Dios ponemos en juego todo lo que somos. Ser trata de orar no s?lo involucrando los sentimientos, o s?lo la mente e imaginaci?n, sino que para amar se necesita toda nuestra persona (cuerpo, creatividad sentimientos, boca, etc.) El que ama habla con todo lo que tiene, y su amor se refleja en todo lo que hace.

En la oraci?n, en algunos momentos Dios escucha lo que nosotros queremos decirle, y en otros momentos nosotros somos los que hemos de escuchar la voz de Dios que nos habla.

Concepci?n Cabrera de Armida dice sobre la oraci?n:

"Es la comunicaci?n con Dios, el b?lsamo que cura las heridas, el consuelo que alivia los dolores, el suspiro que deshace las congojas; el llanto en el que se exhalan todas las penas; el sentimiento que sintetiza las ternuras y el talism?n que transforma en bien todos los males. El estado de gracia la conserva y el sacrificio la fomenta. La oraci?n est? basada en el misteriosos vaiv?n de afectos y recuerdos; en la incesante intimidad con Dios en la que el alma crece hasta divinizarse" (Sed Perfectos; Cap?tulo de la Oraci?n; CCA)

Pero este di?logo se da en la fe, porque nosotros normalmente no vemos, ni o?mos, ni sentimos a Dios cuando nos est? escuchando, o cuando nos habla; sino que en la fe debemos confiar que ?l est? escuchando, y debemos escucharlo interpretando los signos misteriosos que ?l nos da cuando nos habla. Por eso s?lo el que tiene fe est? seguro de que Dios le escucha y que le responde a trav?s de signos.

?

www.pastoraljuvenil mty.org.mx


Publicado por mario.web @ 0:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios