Martes, 16 de noviembre de 2010

Evangelio?Lc 18, 1-8

En aquel tiempo, para ense?ar a sus disc?pulos la necesidad de orar siempre y sin desfallecer, Jes?s les propuso esta par?bola:?

?En cierta ciudad hab?a un juez que no tem?a a Dios ni respetaba a los hombres. Viv?a en aquella misma ciudad una viuda que acud?a a ?l con frecuencia para decirle: ?Hazme justicia contra mi adversario?.

?Por mucho tiempo el juez no le hizo caso, pero despu?s se dijo: ?Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, sin embargo, por la insistencia de esta viuda, voy a hacerle justicia para que no siga molestando? ?.

Dicho esto, Jes?s coment?: ?Si as? pensaba el juez injusto, ?creen acaso que Dios no har? justicia a sus elegidos, que claman a ?l d?a y noche, y que los har? esperar? Yo les digo que les har? justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ?creen que encontrar? fe sobre la tierra??.?

Oraci?n introductoria

Se?or, quiero alimentar mi amistad contigo por medio de la oraci?n humilde y perseverante. Ay?dame a buscar cumplir tu voluntad sobre mi vida dejando que tus palabras modelen todo mi comportamiento. Aumenta mi confianza, mi amor y mi fe.

Petici?n

Se?or, ?aum?ntame la fe!

Meditaci?n

?Cuando en cambio el tiempo est? dotado de sentido y percibimos en cada instante algo espec?fico y valioso, entonces la alegr?a de la espera hace el presente m?s precioso. Queridos hermanos y hermanas, vivamos intensamente el presente donde ya nos alcanzan los dones del Se?or, viv?moslo proyectados hacia el futuro, un futuro lleno de esperanza (?).


[Jes?s] viniendo entre nosotros, nos ha tra?do y contin?a ofreci?ndonos el don de su amor y de su salvaci?n. Presente entre nosotros, nos habla de m?ltiples modos: en la Sagrada Escritura, en el a?o lit?rgico, en los santos, en los acontecimientos de la vida cotidiana, en toda la creaci?n, que cambia de aspecto seg?n si detr?s de ella est? ?l o si est? ofuscada por la niebla de un origen incierto y de un incierto futuro. A nuestra vez, podemos dirigirle la palabra, presentarle los sufrimientos que nos afligen, la impaciencia, las preguntas que nos brotan del coraz?n. ?Estamos seguros de que nos escucha siempre! Y si Jes?s est? presente, no existe ning?n tiempo privado de sentido y vac?o. Si ?l est? presente, podemos seguir esperando tambi?n cuando los dem?s no pueden asegurarnos m?s apoyo, a?n cuando el presente es agotador? (Benedicto XVI, 28 de noviembre de 2009).

Reflexi?n apost?lica

Si conservamos en nuestro coraz?n la convicci?n de ser llamados por Dios en el?Regnum Christi?no habr? dificultad que nos haga dudar de la vocaci?n que hemos recibido. El cristiano enamorado de Cristo es capaz de superar cualquier circunstancia, con tal de ser fiel y vivir plenamente su misi?n de testigo y de ap?stol.

Prop?sito

Orar con la confianza de que Dios escucha mis plegarias.

Di?logo con Cristo

Jes?s, no dejes que pierda nunca el tiempo fuera de la misi?n. Haz que me convierta en verdadero hombre y mujer del Reino para poder realizar los planes de Dios sobre m? en el Movimiento?Regnum Christi.

?Despierta de ese sue?o en que vives y abre tus ojos y mira de frente los ojos de Dios; guarda silencio y escucha con el o?do del alma esa voz?

que te ense?a el camino porque te ama.?

(Cristo al centro,?n. 1701)

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 9:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios