Martes, 16 de noviembre de 2010

Evangelio?Lc 18, 35-43

En aquel tiempo, cuando Jes?s se acercaba a Jeric?, un ciego estaba sentado a un lado del camino, pidiendo limosna. Al o?r que pasaba gente, pregunt? que era aquello, y le explicaron que era Jes?s el nazareno, que iba de camino. Entonces ?l comenz? a gritar: ??Jes?s, hijo de David, ten compasi?n de m?!? Los que iban adelante lo rega?aban para que se callara, pero ?l se puso a gritar m?s fuerte: ??Hijo de David, ten compasi?n de m?!?

Entonces Jes?s se detuvo y mand? que se lo trajeran. Cuando estuvo cerca, le pregunt?: ??Qu? quieres que haga por ti?? ?l le contest?: ?Se?or, que vea?. Jes?s le dijo: ?Recobra la vista; tu fe te ha curado?.

Enseguida el ciego recobr? la vista y lo sigui?, bendiciendo a Dios. Y todo el pueblo, al ver esto, alababa a Dios.?

Oraci?n introductoria

Se?or Jes?s, el d?a de hoy en esta oraci?n te acercas a mi vida. Aqu? me tienes, como un mendigo ciego y pobre a la orilla del camino. Tantas cosas y personas pasan por mi vida y mi alma sigue estando sedienta de Ti. ?Jes?s, ten compasi?n de m?! Se?or, ?haz que vea el gran amor que T? me tienes! Dame el don de la fe.

Petici?n

Se?or, conc?deme ver la vida con los ojos de la fe.

Meditaci?n

?Uno de los m?s grandes maestros de la teolog?a medieval es san Alberto Magno. El t?tulo de ?grande? (magnus), con el que ha pasado a la historia, indica la vastedad y la profundidad de su doctrina, que ?l asoci? a la santidad de la vida (?). A menudo, en los a?os de la juventud, Dios nos habla y nos indica el proyecto de nuestra vida. Como para Alberto, tambi?n para todos nosotros la oraci?n personal nutrida por la Palabra del Se?or, la frecuencia de los sacramentos y la gu?a espiritual de hombres iluminados son los medios para descubrir y seguir la voz de Dios (?). Queridos hermanos y hermanas, oremos al Se?or para que no falten nunca en la santa Iglesia te?logos doctos, p?os y sabios como san Alberto Magno y que nos ayude a cada uno de nosotros a hacer propia la ?f?rmula de la santidad? que ?l sigui? en su vida: ?Querer todo lo que yo quiero para gloria de Dios, como Dios quiere para su gloria todo lo que ?l quiere?, es decir, conformarse siempre a la voluntad de Dios para querer y hacer s?lo y siempre para su gloria? (Benedicto XVI, 24 de marzo de 2010).

Reflexi?n apost?lica

Para el miembro del?Regnum Christi?la oraci?n es la convivencia plena, diaria, continua, de d?a y de noche con el gran Amigo que llevamos en el coraz?n, con Cristo. Si nos encontr?ramos personalmente con ?l en cada momento de oraci?n ser?amos arrastrados por su belleza. Su bondad, su amor y los valores espirituales, su Reino, la Iglesia, etc., ser?an la preocupaci?n y el centro de nuestra vida.

Prop?sito

Purificar constantemente mis intenciones y hacer todo para la gloria de Dios.

Di?logo con Cristo

Se?or, T? no hablas en el tumulto de las impresiones, ni en la disipaci?n. S?lo cuando estoy en silencio interior y exterior, cuando estoy recogido dentro de m?, entonces es cuando puedo escucharte. Prometo estar atento hoy a tu voz, a lo largo de todo mi d?a.

?En esa entrega diaria a la gloria de Dios y a la salvaci?n de las almas?

encontrar?s la verdadera felicidad.?

(Cristo al centro,?n. 1939)

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 9:57
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios