Martes, 16 de noviembre de 2010

Pasaste a mi lado, y me dijeron

que tan s?lo era un sue?o,

un espejismo en medio del desierto de mi vida.

Escuche una voz, y me aseguraron,

que tan s?lo se trataba del eco de la m?a.

Que, tu voz, era eso: una imaginaci?n,

que no hiciera caso, que me dejara guiar

por los gritos simplistas del mundo.

Entonces, elev? mis ojos hacia el cielo,

y me pareci? ver como llov?an manjares,

vida, esperanza, ilusi?n y gracia.

Pero, otros, desviaron mi atenci?n

Me afirmaron, que aquello,

era simple lluvia de estrellas,

invenci?n de mi mente,

deseos de tener lo que nunca se alcanza.

Pero, te confieso, Se?or,

que, de todos mis sue?os,

anhelo el d?a de encontrarme contigo.

Que de todas voces que escucho,

la tuya es la que s?lo me conforta,

aut?ntica, la m?s noble y verdadera.

Que, de todo lo sabroso que existe en el mundo,

no hay nada mejor ni m?s bueno,

que el Pan y el Vino que T? nos ofreces.

Porque muy bien se, mi Se?or,

que tu manjar es alimento para ahora y despu?s,

que tu Cuerpo y Sangre me llena,?

plenifica y me levanta cuando el mundo?

me abandona y me olvida.

Por todo eso, Se?or, y por muchas cosas m?s.

?Pan de vida eres, mi Se?or!


Publicado por mario.web @ 13:21
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios