Jueves, 18 de noviembre de 2010

Revelaciones de Jes?s a Monse?or Octavio Michelini

Dios no ha cesado de entregar revelaciones a quienes El elige como sus instrumentos, lo hace en todo tiempo y en todo continente. Hace pocos a?os eligi? a Monse?or Octavio Michelini, en Italia, para derramar advertencias sobre la importancia del trabajo de los sacerdotes, y las debilidades de muchos de ellos frente a su santa misi?n. Pero particularmente Jes?s nos ense?a a trav?s de los escritos de Monse?or Michelini un profundo amor por la Iglesia, los Sacramentos. Se puede decir que la obra es un catecismo dictado por Jes?s, en Sus firmes e incomparables palabras.

Como ejemplo, reproducimos este breve segmento del libro ?Tu sabes que Yo te amo?:

Salvar el alma

?

El reino de la mentira parece prevalecer sobre el rei no de la verdad y de la justicia;??pero ser? ya por poco tiempo.??Proveer? la Divina Justicia a limpiar a la tierra, a la humanidad contagiada e infestada por el Maligno.

Se ocupar? mi Madre Sant?sima en aplastar de nuevo la cabeza de satan?s; pero no cre?is que ?l con sus legio nes, con los innumerables aliados encontrados en el mundo, renuncie a su reino sin reacciones y convulsiones tremendas.

Todo esto os lo digo con el fin de que os convirt?is, os prepar?is y consig?is predisponer vuestro ?nimo a la oraci?n y a la penitencia.

Las cosas de la tierra pasan; no pa san mis Palabras. Una sola cosa es importante: salvar el alma.

Te Bendigo hijo m?o y contigo bendigo a las personas por las que oras.

?

Esto dice Don Octavio sobre el motivo por el que ?l es instrumento de esta obra:

?Por qu? me ha escogido Dios?

?Qui?n soy yo???Soy menos que un granito de polvo frente al??universo, soy menos que una gotita invisible frente al oc?ano, soy menos que un repugnante gusanillo que se arrastra en el fango de la tierra.

Soy un pobre sacerdote, entre tantos, el menos culto, el menos docto, el m?s desprovisto, un pobre sacerdote rico s?lo en innumerables miserias de toda naturaleza.

?Por qu? me ha escogido Dios? Para que se entienda que yo no soy m?s que un pobre instrumento en Sus Manos, para que se entienda por todos que no soy m?s que una miserable pluma despuntada, mi misma caligraf?a es s?mbolo de mi inconmensurable pobreza y nulidad.



Publicado por mario.web @ 15:38
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios