Mi?rcoles, 24 de noviembre de 2010

Evangelio?
Lc 19, 41-44


En aquel tiempo, cuando Jes?s estuvo cerca de Jerusal?n y contempl? la ciudad, llor? por ella y exclam?:

??Si en este d?a comprendieras t? lo que puede conducirte a la paz! Pero eso est? oculto a tus ojos. Ya vendr?n d?as en que tus enemigos te rodear?n de trincheras, te sitiar?n y te atacar?n por todas partes y te arrasar?n. Matar?n a todos tus habitantes y no dejar?n en ti piedra sobre piedra, porque no aprovechaste la oportunidad que Dios te daba?.?

Oraci?n introductoria

Se?or, ?si en este d?a comprendiera lo que puede conducirme a la paz, a la felicidad imperecedera! Abre mis ojos del alma, aumenta mi fe, acrecienta mi confianza, infl?mame de tu amor y ay?dame a aprovechar esta oportunidad que me das para encontrarme contigo de coraz?n a Coraz?n en esta meditaci?n.

Petici?n

Jes?s, ay?dame a evitar todo lo que te ofende y a agradarte con amor en mi comportamiento de cada d?a.

Meditaci?n

?Destaca el hecho de que el conocimiento de las Escrituras y de las profec?as mesi?nicas no lleva a todos a abrirse a ?l y a su palabra (?). Tocamos aqu? uno de los puntos cruciales de la teolog?a de la historia: el drama del amor fiel de Dios en la persona de Jes?s, que ?vino a su casa, y los suyos no la recibieron? (Jn?1,11). A la luz de toda la Biblia, esta actitud de hostilidad o ambig?edad, o superficialidad representa la de todo hombre y la del ?mundo? - en sentido espiritual -, cuando se cierra al misterio del verdadero Dios, que nos sale al encuentro con la desarmante mansedumbre del amor. Jes?s, el ?rey de los jud?os? (Cf.?Jn?18,37), es el Dios de la misericordia y de la fidelidad; quiere reinar con el amor y la verdad y nos pide que nos convirtamos, que abandonemos las obras malas y que recorramos con decisi?n el camino del bien. ?Jerusal?n?, por tanto, en este sentido, somos todos nosotros. Que la Virgen Mar?a, que acogi? con fe a Jes?s, nos ayude a no cerrar nuestro coraz?n a su Evangelio de salvaci?n? (Benedicto XVI, 6 de enero de 2009).

Reflexi?n apost?lica

Nuestra vida como cristianos se desarrolla en medio del mundo y de los asuntos temporales, pero Dios nos llama a que nos conduzcamos en todo por el esp?ritu cristiano y con los criterios del evangelio para ejercer nuestro apostolado en el mundo, a manera de fermento.

Prop?sito

Esforzarme hoy, con la ayuda de Dios, por superar mi defecto dominante.

Di?logo con Cristo

Se?or, no puedo cerrar mi coraz?n y ahogar en mi ego?smo el celo apost?lico. Fortal?ceme, hazme generoso para dedicarme a trabajar y a hacer cuanto pueda para que haya muchos m?s que te amen completamente.

?Necesitamos convertirnos para poder ser, con la ayuda de la gracia, lo que debemos ser,?

y poder as? realizar el plan de Dios?

sobre la Legi?n, sobre el Movimiento, y sobre cada uno de nosotros.?

(Cristo al centro,?n. 1619)

?

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 10:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios